Cinco personas murieron hoy en las islas Salomón, en el océano Pacífico, a causa de un fuerte sismo de 8,0 en la escala de Richter que generó un tsunami, confirmó Augustine Pilve, jefa de enfermeras del hospital de Lata, informa Radio Nueva Zelanda.

Lata, capital de la provincia de Temotu, es la localidad afectada más poblada, con 4.000 habitantes. Los mayores daños se produjeron en las islas Santa Cruz, que forman parte de la provincia de Temotu.

Previamente, el portavoz gubernamental Robert Iroga había señalado que "por suerte la región no está densamente poblada".

Según un censo de 1999, en la zona viven 781 familias, indicó la organización de ayuda WorldVision.

"Estoy en uno de los poblados afectados con el agua hasta las rodillas y puedo ver una hilera de casas que han sido arrasadas", señaló Jeremiah Tabua, colaborador de WorldVision.

El abastecimiento de electricidad y agua está cortado. La mayoría de los residentes de Lata huyó de inmediato a zonas más altas. Según el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, con sede en Hawaii, la ola gigante llegó allí a los 90 centímetros.

Pocos minutos después del terremoto dos olas de hasta un metro de altura se abatieron sobre la costa, informó la radio local. El agua se adentró hasta 500 metros tierra adentro.

El sismo se produjo a las 01:12 GMT. La pista de aterrizaje del aeropuerto de Lata y otras cuatro localidades cercanas quedó inundada, según WorldVision.

Versiones no confirmadas hablan de 100 cabañas destruidas. "Nuestra prioridad ahora es que el aeropuerto sea reabierto, para llevar ayuda", dijo Iroga.

"Aquí en la capital Honiara todo el mundo está a salvo", informó una empleada de un consulado occidental. El sismo no se sintió allí. La ciudad está situada en otra isla a unos 600 kilómetros al oeste.

En 2007 murieron en las islas Salomón 50 personas en un terremoto de 8,1. El servicio geológico estadounidense USGS estimó inicialmente que el epicentro se había situado a cinco kilómetros bajo el suelo marino, aunque luego corrigió los datos a casi 29 kilómetros. Varios países decretaron alerta de tsunami, que luego levantaron.