La Fiscalía General de la República (FGR) indicó que los restos encontrados el 4 de febrero de 2012 en el interior de la finca Las Palmeras de la colonia Montebello, municipio de Santiago de María (Usulután), corresponden a José Fermín Coreas Ponce, quien fue acusado de 24 casos de violación y del homicidio de un policía.

David Acosta, jefe de la oficina fiscal de Usulután, dijo que cuando encontraron el cadáver semienterrado en dicho lugar se sospechó que se trataba de Coreas Ponce debido a que se encontraron vestimentas militares similares a las que este usaba. Sin embargo, debido a que fue encontrado en estado de descomposición no pudieron identificarlo.

Acosta manifestó que por tal motivo solicitaron un examen de ADN a un familiar del supuesto violador para confirmar que se trataba de este, por lo que al recibir los resultados de los análisis se confirmó en un 99.99 % que se trataba de Coreas Ponce.

“Se le hizo una prueba de ADN a una hermana y se confirmó que el cuerpo encontrado pertenece al de Fermín. Ahorita solo estamos a la espera de los resultados de una prueba seminal que se le ha hecho a las víctimas de violación”, expresó Acosta.

Según el reporte del Instituto de Medicina Legal (IML), Ponce Coreas falleció a causa de disparos en el cuello. Cuando encontraron el cadáver, tenía entre cuatro y siete días de fallecido.

Coreas Ponce fue buscado por muchos años tanto por la Policía Nacional Civil (PNC) como por la Fiscalía debido a las constantes denuncias por violaciones que pesaban en su contra. Lo responsabilizaban de abusar sexualmente de mujeres en los cafetales ubicados en Santiago de María.

En uno de esos operativos de búsqueda, Coreas Ponce supuestamente mató al agente Melvin Fuentes Meléndez. Este hecho ocurrió en el cantón Marquesado, de Santiago de María, en septiembre de 2010.

“La búsqueda hacia Fermín Coreas tanto de la Policía como Fiscalía había sido permanente desde que se recibieron las denuncias; sin embargo, muchas personas colaboraban con él y le ayudaban a esconderse”, declaró Acosta.

Incluso las autoridades ofrecieron fuertes cantidades de dinero a quienes colaboraran con su captura.

El jefe fiscal señaló que las denuncias de violación son referentes a casos ocurridos en el período entre 2003 y 2011. Dos hombres vinculados a Coreas fueron condenados el año pasado.