La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional el método de votación unánime para las sentencias emitidas por las otras tres salas de la corte, el cual está establecido en el artículo 14, inciso 2,  de la Ley Orgánica Judicial.

La inconstitucional parcial del artículo fue declarada al considerar que vulneraba el carácter pluralista y deliberativo de la decisión judicial colegiada y el derecho a una decisión judicial fundada y oportuna, según la resolución.

De acuerdo con los demandantes, el requerimiento de cuatro votos, sobre cuatro posibles, en la Sala de lo Contencioso Administrativo,  representaba un obstáculo insuperable ante todos los casos. Asimismo, consideraban que se transgrede el derecho a obtener una resolución de fondo, fundamentada y congruente, fuera o no favorable, y el derecho a tener justicia.

La Sala de lo Constitucional estableció que las justificaciones de la Asamblea Legislativa, mediante las cuales pretendía defender las disposiciones aprobadas por los diputados, no aportaron argumentos que justificaran realmente la regla de obligatoriedad de unanimidad en las votaciones.  La Asamblea argumentó que estaba facultada para emitir leyes orgánicas que regulen la estructura y funcionamiento de las entidades de Estado.

Con la sentencia se cambia el método de votación en el resto de Salas de la CSJ (Sala de lo Contencioso Administrativo, Sala de lo Civil y Sala de lo Penal), y será por mayoría de los magistrados que la integran, esto abarca a procesos iniciados  antes que se divulgara este fallo.

En julio de 2011, las bancadas de ARENA, FMLN, PDC y el diputado independiente Orlando Arévalo votaron para derogar el decreto 743, el cual obligaba a la Sala de lo Constitucionalidad de la Corte a dirimir recursos de inconstitucionalidad por unanimidad (cinco votos).

La derogatoria, aprobada por 57 votos, más el voto en contra del pecenista Francisco Merino, pasó por la reforma a los artículos 12, 13 y 14 de la Ley Orgánica Judicial, propuesta por el FMLN, lo cual permite volver al estado anterior al decreto 743. Es decir, se restablecía en la normativa que los fallos en materia constitucional deberán avalarse por mayoría de cuatro votos y no por unanimidad.