“Interesante discusión, pero en este escenario se olvida que cientos de miles de personas que habían superado este mal social ahora son pobres. Ante tan grave situación, la gente no quiere discusiones, demanda soluciones”.
Normalmente, cuando no se tienen suficientes argumentos se cae en la lamentable situación de, en vez de discutir el problema, sus causas y posibles soluciones, hacer señalamientos institucionales o personales, solo con la intención de descalificar la fuente. Sin embargo, los datos son del Ministerio de Economía (MINEC), que resultan de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM).

Después de que el presidente Funes acusó a FUSADES de publicar “un número de pobres erróneo, con lo cual miente, manipula las cifras”, comenzó su argumento bien, pero lo terminó mal. Pero guste o no, a los pocos días el ministro de Economía terminó reconociendo que efectivamente la pobreza ha aumentado. Ahora, es de ver si son 650,000 (FUSADES) o 295,000 (Gobierno) las personas que han caído en situación de pobreza entre 2006 y 2011.

No entraré en la discusión. A cambio citaré los datos que he recabado del sitio web de la DIGESTYC. El cuadro de “Población total por año, según área y condición de pobreza, 2005–2010” muestra que 2,312,052 personas vivían en situación de pobreza en 2006. Compare usted este dato con los que entregó ahora el ministro de Economía, que señala que eran 2,657,519 personas, eso es 345,467 personas menos. Este tipo de diferencias son graves, porque sin datos firmes y sustentables es muy difícil diseñar políticas públicas para solucionar este denigrante mal social.

Dado que 2,952,449 de personas viven en pobreza en 2011, entonces se tiene que entre 2006 y este último año el incremento de personas pobres fue de 640,397 –FUSADES– tomando el número original que ha estado por cinco años en el sitio web, o fue de 294,930 –Gobierno– si se toma el número recientemente difundido. ¿Cuándo se hizo el ajuste y sobre la base de qué criterios? Sería bueno conocer de esto.

Lo que no está en discusión es que 326,518 personas pasaron a ser pobres en un solo año, puesto que su número se elevó de 2,625,931 en 2010 a 2,952,449 en 2011, según la DIGESTYC. Esto se calla, se omite debatir. Es de esperar que mañana no vayan a reducir la pobreza solo con un ajuste estadístico.

Interesante discusión, pero en este escenario se olvida que cientos de miles de personas que habían superado este mal social ahora son pobres. Ante tan grave situación la gente no quiere discusiones, demanda soluciones. ¿Lo entenderán algún día?

La pobreza mantuvo una tendencia a la baja de 1989, cuando se estimaba que afectaba alrededor del 65.8% (2/3) de los hogares, hasta 2006, cuando cayó hasta 30.7% de ellos. Gran resultado: un tercio de los hogares dejó de ser pobre en 17 años. Lamentablemente, esta tendencia se rompió a partir de 2007 y vuelve a subir, demostrando que ni el asistencialismo ni el populismo reducen la pobreza.

Ante esa situación, el gobierno del FMLN se propuso “revertir la tendencia del aumento de la pobreza… Reducirla entre 12 y 15 puntos porcentuales” (Plan Quinquenal de Desarrollo 2010-2014, Metas, página 55). Pero el resultado ha sido desastroso: la pobreza en vez de revertir la tendencia se acentúa, sigue aumentando. Según la DIGESTIC, el número de hogares en pobreza pasó de 36.5% del total en 2010 a 40.6% en 2011, esto es 4.1 puntos porcentuales más solo en 2011, lo que significa que hay unos 70,000 nuevos hogares o 326,500 personas más viviendo en situación de pobreza. Esa es la realidad y punto.