Control. La Policía española informó que se ha reducido el flujo de migrantes irregulares hacia España durante el año pasado.

La llegada irregular de inmigrantes a España se redujo el año pasado un 30%, informó ayer el director general de la Policía española, Ignacio Cosidó.

En la inauguración de la “II Conferencia de directores de academias o centros de formación policial o de seguridad de la cuenca sur del Mediterráneo (EUROMED) sobre formación en la lucha contra la trata de seres humanos”, Cosidó destacó la colaboración policial con los países de origen para disminuir la llegada de inmigrantes irregulares.

El director de la Policía española intervino ante 58 representantes de la Unión Europea, Argelia, Israel, Jordania, Líbano, Marruecos, Egipto, Túnez y la Autoridad Nacional Palestina.

Cosidó destacó la especial colaboración con Marruecos y Argelia, que ha dado como resultado este descenso.

Además, subrayó la importancia de la colaboración entre los países del “entorno Mediterráneo” para dar una respuesta eficaz a amenazas comunes, como el terrorismo, el crimen organizado o el tráfico de seres humanos.

Al respecto, indicó que la policía investigó en el último año casi 3,000 redes criminales relacionadas con la trata de seres humanos y vinculadas a su explotación sexual o laboral.

De igual manera, los agentes arrestaron a 5,000 personas por esta causa.