El Salvador - Agosto 1, 2015

GD Radio

Disturbios en el centro por desalojo de vendedores

El Salvador
  • El Salvador
  • / Política

Un agente del CAM resultó lesionado durante los incidentes

27 de Octubre de 2012 a la(s) 6:0 / Diana Verónica Ayala/Loida Avelar

Archivado en CAM electrocutado Juan Pablo II VendedoresSS

El desalojo de comerciantes, ubicados entre la 2.ª y 7.ª avenida norte, entre la calle Rubén Darío y la alameda Juan Pablo II de San Salvador, terminó anoche en disturbios que se extendieron por varias horas.

En los incidentes se reportó un agente del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) de San Salvador lesionado, 14 personas con crisis nerviosa, entre ellas un menor de edad y un hombre de 36 años electrocutado, al parecer cuando desmantelaba su negocio, informaron socorristas de Comandos de Salvamento.

También se realizaron evacuaciones de algunos comerciantes que quedaron atrapados durante las acciones de violencia.

Los agentes del CAM iniciaron el desalojo alrededor de las 9 de la noche. Elementos de la Unidad del Mantenimiento y el Orden (UMO) y agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) acompañaron a los metropolitanos durante el procedimiento.

Cuando los agentes del CAM empezaron a ingresar, desde la zona de la alameda Juan Pablo II, un grupo de vendedores se concentró en la 1.ª calle poniente y 3.ª avenida norte y empezaron a lanzar piedras y botellas de vidrio, luego dañaron algunos semáforos de la zona e incendiaron algunos puestos.

En toda esa arteria había locales envueltos en llamas y pequeños incendios, tipo barricadas, provocados por los comerciantes para detener el avance de los elementos de la alcaldía, explicó Gilbert Cáceres, jefe de dicha unidad.

“Para evitar que siguiéramos avanzando o moviendo quemaron algunos negocios”, reiteró Cáceres. También se escucharon varios disparos al inicio del procedimiento, lo cual fue confirmado por el jefe del CAM.

Mientras, el jefe de la Región Metropolitana de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas, aseguró que fueron los vendedores e incluso pandilleros los que iniciaron los disturbios.

Arriaza Chicas señaló que la presencia de la policía en el procedimiento era para “resguardar” la vida de los vendedores e incluso la de los miembros del CAM, ante cualquier incidente.

Cáceres aseguró, al filo de las 11 de la noche, que ya habían controlado la 3.ª avenida norte, la 1.ª y 5.ª calle poniente, así como el parque Hula Hula.

Agregó que más de 1,000 agentes del CAM participaron en el desalojo.

Explicó también que una vez estén controladas las 33 cuadras comenzarían a remover los puestos con maquinaria pesada.

Algunos periodistas que dieron cobertura fueron agredidos por supuestos vendedores mientras ocurría el desalojo.

Antes que los agentes del CAM iniciaran la tarea de despejar a los vendedores, una delegación de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) se hizo presente al centro de San Salvador y notificó que habían emitido una medida cautelar para que se frenara el procedimiento y se buscara el diálogo. El recomendable, según la PDDH, se hizo llegar hasta la PNC, al Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y a la Alcaldía de San Salvador.

Por su parte, el subdirector de Seguridad Pública de la PNC, Howar Cotto, confirmó que más de 600 elementos participaron, y preliminarmente no tenían reportes de enfrentamientos directos entre agentes y vendedores.

En horas de la tarde, un grupo de vendedores ya había comenzado a desmontar sus puestos ante la acción antes anunciada por la comuna capitalina.

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.