Inmigrantes y activistas en decenas de ciudades de Estados Unidos saldrán a las calles durante la jornada de protestas del 1 de mayo para exigir la aprobación de una reforma migratoria que priorice la unidad de las familias inmigrantes y una vía rápida a la naturalización.

Los organizadores de las marchas en ciudades como Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Phoenix (Arizona) o Birmingham (Alabama) esperan que las concentraciones agrupen a más manifestantes que el año pasado debido al protagonismo del proyecto de ley de reforma migratoria que ha sido presentado en el Congreso.

No especificaron cifras claras de cuánta gente esperan, declarando sólo que serían "decenas de miles", con quizás la mayor multitud concentrada en Los Ángeles.

La coalición FIRM (Fair Immigration Reform Movement), con representación en 30 estados, es una de las principales organizadoras de las protestas, foros públicos y concentraciones, junto al sindicato SEIU o el grupo sin ánimo de lucro Mi Familia Vota. Más marchas están planeadas en estados como Florida, Idaho, Nevada, Washington, Texas o Colorado.