“Estos son datos del BCR. No digan que es una ‘campaña’ maliciosa. El país está sumido en un grave retroceso económico en todo aspecto. Y aún esperamos la formulación de políticas económicas para salir adelante.”
El IVAE muestra un crecimiento de 1.4% a agosto de 2012, menos de la mitad del 3.2% registrado en 2011, cuando mostraba una tendencia al alza del volumen de actividad económica. No es de sorprenderse: no hay políticas gubernamentales claras para estimular el crecimiento, al tiempo que se mantiene el enfrentamiento verbal con el sector privado. De esta manera, se tiene que el Índice del Volumen de Actividad Económica (204.81) reportado a agosto de 2012 solo es superior al 204.46 registrado en noviembre de 2006. La capacidad productiva de la economía ha retrocedido cinco años y 11 meses, lo que confirma que la economía está aún lejos de la ansiada recuperación.

Por su parte, el sector externo de la economía refleja un preocupante debilitamiento, al alejarse del crecimiento registrado durante los dos años anteriores. Las exportaciones –que generan divisas y mayores oportunidades para crecer– caen y las importaciones –reflejo de la demanda interna por expectativas económicas y las condiciones de vida– aumentan levemente, reiterando la marcada lentitud de la economía nacional.

Las exportaciones cayeron 1.1% en los primeros nueve meses de 2012. Ellas totalizaron $4,059 millones, comparados con $4,105 del año anterior. Este resultado contrasta con el 22% de crecimiento de 2011. Al decrecer las exportaciones, harán más difícil que la economía crezca 1% en 2012, por lo que El Salvador volverá a mostrar el menor crecimiento en Centroamérica y será el penúltimo en Latinoamérica.

Las exportaciones no tradicionales crecieron de $2,732 millones en 2011 a $2,849 millones en 2012. Por su parte, las tradicionales totalizaron $418 millones, alrededor de $109 millones menos que el año anterior, fundamentalmente por el 36.0% de reducción de las exportaciones de café, causado primor-dialmente por una fuerte disminución del volumen vendido al exterior.

Las exportaciones de maquila totalizaron $792 millones, unos $54 millones por debajo de lo registrado el año pasado y sin señales de recuperación en los próximos meses, porque las importaciones de maquila caen 7.1%.

En los primeros nueve meses de 2012, las importaciones aumentaron 1.6%, porcentaje muy inferior al 22.0% registrado en 2011, cuando la economía creció 1.5%. Esto debe preocupar a las autoridades, porque la evolución de las importaciones está íntimamente relacionada con el nivel de actividad económica, con la demanda que ella presenta para producir más o porque las condiciones de vida del país mejoran. Se evidencia todo lo contrario.

En efecto, al descontar del total de importaciones las de petróleo y las de aceites de petróleo, queda al descubierto una reducción de 0.2% en 2012, confirmando la debilidad que vive la economía nacional.

Además, las importaciones de capital, que reflejan el grado de confianza de las empresas para producir más, cayeron 2.3%, lo que hará difícil mejorar la competitividad del país.

De las importaciones de capital, extrañamente aumentan 29.9% las de vehículos, y las de servicios, 20.8%. Contrariamente, disminuyen 3.7% las de la industria manufacturera, 37.4% las agropecuarias, 21.7% construcción y 21.5% electricidad y agua. Estos son datos del BCR. No digan que es una “campaña” maliciosa. El país está sumido en un grave retroceso económico en todo aspecto. Y aún esperamos la formulación de políticas económicas para salir adelante.