El presidente de la República, Mauricio Funes, anunció este mediodía que la próxima semana firmará el decreto de austeridad gubernamental, que establece que las instituciones del Estado congelen el 10% del gasto corriente.

Esta medida permitirá al gobierno ahorra $41 millones al Estado, aseguró el mandatario durante su programa radial Conversando con el Presidente.

Esta sería una prórroga de un decreto que ya está vigente. Sin embargo, las medidas de austeridad por parte del gobierno han sido puestas en tela de duda por los constantes viajes, gastos corrientes y lujos que han sido descubiertos en algunas instituciones del Estados, algunas de ellas no necesariamente relacionadas con el Ejecutivo.

Recientemente, la noticia de que $46,835.05 fueron gastados entre regalías y compra de bebida para finalizar el año 2012 fueron gastados por la presidencia y tres dependencias de la Asamblea Legislativa contradijo por completo el llamado a la austeridad por parte del Gobierno.

El anuncio fue parte del argumento que esta mañana usó el presidente para asegurar que no ha faltado al acuerdo de sostenibilidad fiscal y el decreto legislativo sobre el uso de los $800 millones aprobados para el pago de eurobonos, y de los que están en discusión $400 millones. 

Funes lamentó que durante la plenaria del pasado jueves no se aprobara que $85 millones -de esos $400 millones- sean destinados al pago del subsidio a transportistas ($19 millones ) financiamiento de elecciones de 2014 ($40 millones) y pago del subsidio al gas ($26 millones). 

"No tenemos otra manera de financiar esas necesidades, más que con esos $400 millones", expresó el presidente, al tiempo que acusó a ARENA, partido que negó los votos para dicha aprobación, de ser los culpables de la posible desestabilización del país.

Si ARENA no quiere dar los votos -durante la plenaria se lograron 55 de 56 votos necesarios para la aprobación- que no los dé, dijo al presidente, pero que asuma las consecuencias.

Acusó al partido tricolor de un posible paro de labores en transporte, del alza en las tarifas del pasaje y de la imposibilidad de entregar parte del subsidio al gas licuado.

De igual forma, dijo que si no se aprueban esos fondos, parte de los cuales pretenden ser destinados a las elecciones 2014, "los salvadoreños en el exterior habrán sido timados, habrán sido engañados".

"Conciudadanos, si ustedes no pueden votar en elecciones 2014, es porque ARENA no quiere dar los fondos", expresó.

La iniciativa del voto en el exterior, dijo, no sirve de nada si no aprueban los recursos. En este sentido, el presidente criticó que un grupo de diputados asistieran a las recientes aperturas de Duicentro en Estados Unidos. "No tenían por qué estar ahí. Que expliquen cuando regresen qué andaban haciendo", sentenció, y mencionó que algunos de los diputados que participaron en estas actividades son Mario Valiente, Margarita Escobar y Mariela Peña Pinto, todos del partido ARENA.

Además, desestimó los argumentos presentados por ARENA, al asegurar que el decreto referido al destino de los $800 millones para eurobonos no impide que se pueda usar en gasto corriente, como han dicho los tricolor. "Los desafío a que lo demuestren", dijo.

De igual forma, el presidente aseguró que su gobierno en ningún momento ha faltado al acuerdo de sostenibilidad fiscal y para demostrarlo enlistó algunas de las medidas que ha tomado en este sentido.

Detalló que el decreto de retiro voluntario permitirá ahorrar cerca de $6 millones, la focalización del subsidio al gas, que se entregará a través de una tarjeta, ahorrará $25 millones, y la reducción del subsidio al transporte permitirá ahorrar otros 35 millones de dólares, dijo.

El mandatario dijo esperar que en la plenaria de la semana próxima los diputados de ARENA hayan cambiado de opinión... Esperaría que la comisión de Hacienda vuelva a bajar el dictamen, dijo.