“Solo la pregunta me causa escalofríos luego de recordar tantas anécdotas y hechos que Dios nos ha permitido vivir. ¿Cómo olvidar ese día en que empecé a correr detrás de un silbato en el Instituto Ricaldone, en octubre de 1993, gracias a quien es como mi ángel: Plutarco Pineda (Q. E. P. D)?” Así recuerda Joel Aguilar Chicas sus inicios en el arbitraje.

Como todos los días, ha tenido que saltar de la cama muy temprano para unirse a sus compañeros del panel de árbitros de la primera división para estar a las 6 de la mañana en la cancha sintética de la FESFUT y ponerse a las órdenes de los instructores. Allí todos son medidos con la misma vara, no hay preferencias para ninguno aunque tengan kilometraje adquirido en la profesión.

Media hora antes de la hora asignada para el entrenamiento diario llega para hacer las labores. Lo espera el trabajo de la defensa de su tesis universitaria que debe hacer para obtener el título de Licenciatura en Educación Física.

A parte de eso, también sigue en la tarea de superación de las barreras del idioma inglés. Cuenta que con ese tema tuvo algunas dificultades en Corea del Sur en 2007, donde estuvo en la copa del mundo sub 17, sobre todo en el aeropuerto. “En ese país asiático es más complicado”, de acuerdo con el colegiado.

Sin duda a Joel Aguilar Chicas ya no le tiembla el pulso ni se le encrispa el cabello a las puertas de sus duodécima final en primera división, entre Alianza e Isidro Metapán. “Un equipo de final es blanco y el otro es de color azul”, con esa frialdad define el partido de este domingo el referí escarapela FIFA.

Después de que el defensa del Barcelona de España Carles Puyol le recordara, en el mundial de clubes de la FIFA de 2011, que viene de la tierra de Jorge “Mágico” González, solo le queda como materia pendiente en su hoja de vida una presencia como colegiado en un torneo de Juegos Olímpicos. Es la única competencia internacional en la que no ha podido estar.

Ya estuvo en 2010 en la copa del mundo de Sudáfrica junto a sus asistentes William Torres y Juan Francisco Zumba, a quienes siempre pone adelante de la presentación. Luego, en junio de 2011, estuvo en la final de Copa Oro entre Estados Unidos y México.

Aguilar Chicas no aturra la cara a una nueva final y menos ahora que está a las puertas de una nueva participación en la copa del mundo Brasil 2014.

“Gracias a Dios hemos sido tomados en cuenta para esta nueva final. Ya estamos, junto con mis compañeros, con el deseo de estar en el terreno de juego. Todos los juegos los disfruto. Conozco mi tierra”, apuntó el árbitro salvadoreño, que en la edición de Copa Oro de 2009 expulsó al exentrenador de México Javier “el Vasco” Aguirre, por una agresión al panameño Armando Philips.

“¿Cómo lo voy a olvidar? Recuerdo como si hubiese sido ayer el día en que expulsamos a Aguirre. Fue una situación tensa. Fue uno de los juegos más difíciles que me ha tocado dirigir. Hicimos las consultas con mi compañero William Torres para tomar una decisión. Al siguiente día viajamos en el mismo avión con la selección de México y Agirre se me acercó para ofrecerme disculpas”, recordó el internacional FIFA.