El Salvador - Julio 29, 2015

GD Radio

El problema carcelario de El Salvador

Opinión
  • Opinión
  • / Columnas

Al ciudadano común los problemas de los internos en las cárceles le importan poco, pues una gran mayoría supone que quienes cumplen condenas tienen bien merecido el trato recibido y las condiciones deplorables en que viven. 

7 de Diciembre de 2012 a la(s) 6:0 / Doris Castellanos

Archivado en El Salvador insuficiente mariona

Sin embargo, vemos cómo la Iglesia ora en las misas por el bienestar de los presos. El papa Benedicto XVI, al visitar una cárcel romana, pidió a los fieles que dediquen plegarias para que los presos sean tratados con justicia y se respeten sus derechos humanos, agregando que pese al crimen cometido deben ser tratados con respeto y dignidad. Periodistas e investigadores internacionales han dicho que el penal La Esperanza, en Mariona, es el símbolo histórico de las carencias del sistema penitenciario de El Salvador.

El hacinamiento hace que sus 5,000 internos soporten condiciones de vida medievales. Las autoridades apenas pueden ejercer un control real sobre lo que sucede dentro de sus muros.

En las cárceles hay falta de agua y sol, la comida es insuficiente, hay lenta atención médica. Se sabe que aunque el hacinamiento y la sobrepoblación son comunes en las cárceles de Latinoamérica, los niveles en El Salvador superan los de otros países, según lo afirmó un representante de la CIDH. Debe invertirse en rehabilitar, educar y resocializar a la población carcelaria, aunque los resultados no se vean de forma inmediata.

castellanosdoris@hotmail.com

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.