El embajador de Estados Unidos en Guatemala, Arnold Chacón, llegó hoy a San Marcos, el departamento más afectado por el terremoto de magnitud 7,2 que dejó 44 muertos el 7 de noviembre, y expresó la solidaridad de su gobierno con los más de 1,2 millones de guatemaltecos afectados.
 
"Sé que muchas familias de San Marcos tienen familiares en Estados Unidos, por lo que trasladaré los mensajes en solicitud de apoyo a mi gobierno", dijo el diplomático al arribar a la zona.
 
Chacón fue recibido por el gobernador de San Marcos, Luis Rivera, y visitó las instalaciones del Centro de Operaciones de Emergencia (COE).
 
El diplomático expresó ante funcionarios reunidos en el COE que su presencia persigue verificar los daños ocasionados por el terremoto y estimar en qué puede ayudar su país para atender las necesidades de la población afectada.
 
"Es un honor estar aquí con ustedes y ver de primera mano lo que esta pasando en San Marcos; traigo la solidaridad de mi gobierno y del pueblo norteamericano", expresó.
 
Posteriormente se dirigió a los albergues donde permanecen cientos de familias afectadas.
 
Sólo en el departamento de San Marcos hay un recuento de 32 muertos y 11.720 damnificados. Además, 4.991 viviendas resultaron dañadas, 1.563 de las cuales quedaron inhabitables, por lo que la maquinaria gubernamental procede a descombrarlas.
 
Como consecuencia del terremoto, en ese departamento debieron instalarse 61 albergues en los cuales permanecen 8.857 personas.
 
No obstante, la vicepresidenta Roxana Baldetti informó este jueves que el recuento de daños sigue aumentando porque se están visitando, mediante un puente aéreo, lejanas comunidades afectadas que no estaban registradas en el mapa de la acción de emergencia.
 
El presidente Otto Pérez informó el martes que gestiona a través del Ministerio de Relaciones Exteriores una cita con el presidente estadounidense, Barack Obama, para exponerle personalmente una reiterada solicitud por un estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los guatemaltecos que viven en Estados Unidos sin regularizar su situación migratoria.