El Estado de Guatemala se comprometió hoy, a través de un convenio institucional, a combatir la corrupción en el país, que ocupa el puesto 113 de 176 naciones en el índice de Transparencia Internacional (TI).

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien encabezó el acto de la firma del convenio en el Palacio Nacional de la Cultura, dijo que todos los sectores están llamados a luchar contra la corrupción y en favor de la transparencia.

"La corrupción es un flagelo que golpea a Guatemala y a muchos otros países del mundo, pero estamos claros que tenemos que hacer nuestro mejor esfuerzo para llevar adelante esta lucha", añadió el mandatario.

El convenio, con vigencia hasta el 2016 aunque prorrogable, fue suscrito por representantes de la Vicepresidencia, el Organismo Judicial (OJ), el Ministerio Público (MP), la Contraloría General de Cuentas (CGC) y la Procuraduría General de la Nación (PGN).

Pérez Molina señaló que las instituciones, respetando la independencia de poderes y la autonomía, trabajarán de forma coordinada para alcanzar resultados positivos en la lucha contra la corrupción.

El mandatario manifestó que el gobierno, el sector privado y toda la sociedad, deben hacer un esfuerzo para cambiar la cultura sobre la forma de hacer dinero fácil.

"La corrupción tiene muchas manifestaciones y abarca a todos los sectores", apuntó el gobernante, quien instó a la población a que impulsen las buenas prácticas de transparencia desde el hogar.

La Comisionada Presidencial de Transparencia, Verónica Taracena, explicó que junto al sector privado y la sociedad civil, van a diseñar iniciativas para identificar posibles casos de corrupción.

Según la controlora general de Cuentas de la Nación, Nora Segura, "sólo trabajando conjuntamente podemos fortalecer la lucha contra estas formas de delito y apoyar a la justicia para que tengan más herramientas para erradicar la corrupción".

Guatemala, según un informe divulgado en diciembre pasado por Transparencia Internacional (TI), ocupa el puesto 113 de 176 países en el índice de percepción de la corrupción.