El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue condenado hoy a un año de prisión por una corte de Milán, tras ser encontrado culpable de filtrar información de una investigación judicial para dañar a un político rival.

Sin embargo, no se espera que vaya a prisión y se da por seguro que presentará una apelación.

El tribunal de Milán que lleva el caso condenó también al hermano del ex primer ministro Paolo Berlusconi a dos años y tres meses de prisión por las publicaciones de conversaciones telefónicas confidenciales en el diario "Il Giornale". Silvio Berlusconi estaba imputado por complicidad en la publicación de esas conversaciones telefónicas para dañar a un adversario.

En la conversación telefónica, escuchada en el marco de una investigación judicial, el político de izquierda Piero Fassino animaba al ex jefe de la aseguradora Unipol Giovanni Consorte a una compra bancaria.

Unipol es una empresa cercana al partido de centroizquierda PD, el opositor más fuerte de Berlusconi. Consorte fue condenado por información privilegiada en el proceso sobre la adquisición.

Berlusconi había declarado que nunca escuchó la conversación telefónica. Su abogado Pietro Longo consideró la condena el último ejemplo de hostilidad de la Justicia de Milán hacia su representado. "No me soprende, estamos en Milán", reaccionó a conocer la sentencia.

Berlusconi siempre denunció que los jueces y fiscales de izquierda de Milán lo perseguían por motivos políticos. Se trata de la segunda condena en primera instancia en solo unos meses.

Entre los procesos en marcha contra el controvertido zar de los medios y millonario de Milán se encuentra el espectacular proceso "Ruby", en el que se le acusa de pagar por tener sexo con una menor de edad y abuso de poder.

Se espera una sentencia en primera instancia este mismo mes. En Italia una condena es efectiva después de haberse emitido en tres instancias si el condenado apela las decisiones.