El organizador de la gira de regreso de Michael Jackson, que el músico preparaba al momento de su muerte, será llevado a juicio en abril después de que un juez rechazara una moción para desestimar la demanda, informó hoy la cadena CNN.
 
La madre de Jackson, Katherine, y sus tres hijos acusan al organizador, AEG Live, de presionar al médico del cantante, Conrad Murray, para que ignorara procedimientos médicos para garantizar que el frágil Jackson pudiera asistir a los ensayos previos de la gira "This is It" en 2009.
 
El artista murió en junio de 2009 de un ataque al corazón después de que Murray le inyectara el anestésico hospitalario propofol para ayudarlo a conciliar el sueño.
 
Según un informe de CNN, el juez dictaminó que la familia Jackson tenía evidencia suficiente de que AEG Live empleó y supervisó a Murray como para garantizar un juicio, que comenzará el 2 de abril.
 
"La verdad sobre lo que le pasó a Michael, que AEG ha intentado mantener oculta del público desde que Michael murió, finalmente está emergiendo", dijo el abogado de la familia Jackson, Kevin Boyle. "Esperamos con ansias el juicio, donde el resto de la historia saldrá a la luz".
 
Analistas legales creen que la familia Jackson le pedirá a AEG Live que pague daños por el total de los ingresos que el cantante habría obtenido por el resto de su vida, lo que podría sumar miles de millones de dólares.
 
AEG Live, por su parte, asegura no tener responsabilidad porque dice que Murray era el médico personal de Jackson, pero los abogados de la familia consideran que varios mails prueban que la compañía controlaba al médico, que actualmente cumple una pena de cuatro años de prisión por homicidio involuntario.
 
En un mensaje de correo electrónico al director del show, Kenny Ortega, enviado 11 días antes de la muerte de Jackson, uno de los jefes ejecutivos de AEG Live Paul Gongaware supuestamente escribió: "Queremos recordarle (a Murray) que es AEG, no MJ, quien está pagando su salario. Queremos recordarle lo que se espera de él".