“Del 33% que tiene de capital, ENEL pretende quedarse con el 56% para tomar control de la empresa (LaGeo) y decidir precio con el que se le vende al Estado y el precio que pagarán ustedes por el servicio de la energía eléctrica”, manifestó esta mañana el presidente de la República Mauricio Funes sobre el conflicto que existe entre el Gobierno salvadoreño y la empresa italiana por la participación accionaria en la empresa mixta.

El conflicto entre ambas partes inició luego que el Gobierno se negara a que ENEL inyectara más de $100 millones en LaGeo, acción que le permitiría alcanzar la mayoría accionaria de la geotérmica.
El mandatario dijo que los precios actuales de la energía de LaGeo permiten al Gobierno pagar el subsidio a la energía eléctrica y si los precios aumentan no se podría destinar parte de las ganancias para el subsidio.

Funes asegura que no permitirá que se cumplan contratos amañados y que pondrá al descubierto a todos los que están detrás del contrato entre ENEL y LaGeo. Además, dijo que está coordinando acciones con el fiscal general de la República para investigar el caso.

“Esta fue una privatización encubierta, la Fiscalía debería investigarlo… Pongo al descubierto la estafa”, señaló.

El mandatario ha dicho en reiteradas ocasiones que el contrato entre ENEL y la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) fue modificado a “oscuras” para favorecer a ENEL.

Entre otros temas, el presidente dijo que la modernización del sistema de facturación de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) con la utilización de medidores handhelds (computadoras portátiles) permitirá identificar a “estafadores que están conectándose de forma fraudulenta”.

“El presidente de ANDA me dijo que varios centros están pagando nada por el agua que consumen y ANDA está perdiendo miles de dólares”, manifestó en torno a las conexiones fraudulentas.