Los temas enunciados en el encabezado de esta columna guardan una relación difusa y poco evidente, pero no por eso menos importante. El nivel de desarrollo del fútbol suele ser un reflejo bastante fiel del nivel de desarrollo cultural y socioeconómico de un país, y en esta última dimensión la gestión gubernamental puede tener impactos que favorecen o perjudican el desarrollo deportivo.

Hay además un enlace explícito entre los dos temas en el discurso que pronunció Tony Saca en ocasión del lanzamiento de su candidatura presidencial. Pero realmente no es mi propósito, en esta ocasión, analizar la manera en que el buen o el mal gobierno afectan al fútbol. Tampoco quiero comentar la oferta de Tony Saca de contratar a un buen técnico europeo que nos lleve a los dos próximos mundiales. Baste decir que me pareció un ofrecimiento inoportuno y poco atinado.

He juntado estos dos temas simplemente porque ambos son de interés nacional y en ambos hay desarrollos recientes que ameritan un par de comentarios. Comienzo con el menos interesante de los dos: la política electoral.

LA PRENSA GRÁFICA publicó ayer los resultados de su última encuesta. ARENA aparece con una pequeña ventaja sobre el FMLN, situación muy similar a la que prevalecía en la medición de agosto del año pasado, alterada leve y transitoriamente a favor del FMLN tras la designación de Óscar Ortiz como candidato a la vicepresidencia. Las aguas tienden a regresar a su nivel, con los dos partidos principales acercándose al tercio de votantes con los que siempre cuentan de manera bastante incondicional.

La segunda observación está relacionada con el momento de realización de la encuesta. El trabajo de campo de la misma se llevó a cabo antes de la designación de René Portillo Cuadra como compañero de fórmula del alcalde capitalino, y antes también del acto formal de lanzamiento de Tony Saca como candidato presidencial del bloque GANA-PCN-PDC. De esa forma, la encuesta establece el piso de adhesión partidaria de esta tercera fuerza, tras lo cual cualquier ganancia que registren las sucesivas encuestas podrá atribuirse principalmente al candidato. También podrá apreciarse más adelante lo que agrega Portillo Cuadra a la fórmula arenera.

Una tercera observación interesante es el diferencial entre ARENA y FMLN en función de las variables de género y zona. ARENA aventaja holgadamente al FMLN en la intención de voto de las mujeres y en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS). Esto se explica porque las mujeres suelen ser más conscientes de las dificultades económicas y la población del AMSS concentra los más altos niveles educativos y, consiguientemente, una mayor capacidad para el análisis crítico de la gestión gubernamental. El FMLN se consolida en las zonas rurales, que antes habían sido un bastión arenero.

Así están las cosas en la política electoral, a casi un año todavía de las elecciones. Pero para nuestra selección juvenil de fútbol el tiempo es mucho más corto. A mediados del presente año harán efectiva en Turquía la oportunidad que consiguieron la semana pasada para defender los colores nacionales por primera vez en las rondas finales de un mundial sub 20.

Tiene mérito esa clasificación y nos alegramos del éxito de estos muchachos, atribuible en buena medida al trabajo de varios años de FESA, que ha dado educación integral y ha propiciado fogueo internacional a 16 de los 20 jugadores que disputaron el premundial en Puebla. Pero mal haríamos si permitimos que la emoción nos nuble la razón. Nuestra selección juvenil logró la clasificación derrotando a equipos mediocres (Curazao, Panamá y Cuba). Frente a México se vieron mal nuestros muchachos, y en Turquía seguramente se enfrentarán a rivales de mucho mayor calibre.

Tres meses son un tiempo muy corto, pero se puede lograr bastante si se focaliza el esfuerzo. Gracias a FESA, los antecedentes educativos de nuestros jugadores los ponen en situación ventajosa para aprender mucho en poco tiempo. Me permito hacer algunas recomendaciones:

Debe enfatizarse la disciplina en los entrenamientos y en el régimen de vida. Buena alimentación, cero desvelos, régimen científico de ejercicio físico acorde a las necesidades y posibilidades de cada jugador. Atención psicológica de primer nivel. No hay que olvidar que son adolescentes enfrentándose a un desafío descomunal.