Nuestros mayores problemas siguen huérfanos de planes factibles

Hace ya casi un año que empezó a moverse algo nuevo en el ámbito de la inseguridad reinante por efecto de la delincuencia que sufrimos desde hace tanto tiempo: la llamada tregua entre las principales pandillas que operan en el país, la cual surgió bajo la conducción del obispo castrense y de un ex guerrillero.


Envíe esta noticia por correo electrónico:

(*) Campos requeridos

ENVIAR