El Gobierno de Nicaragua se declaró hoy "profundamente conmovido" por la renuncia del papa Benedicto XVI, decisión que calificó como "un acto de humildad sin precedentes en este mundo contemporáneo".
 
"Esta mañana nos levantamos profundamente conmovidos por la noticia de la renuncia de su santidad, Benedicto XVI", declaró a los medios oficiales la primera dama nicaragüense, Rosario Murillo.
 
Murillo, también coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno sandinista, dijo compartir los criterios expresados por el embajador de Nicaragua ante la Santa Sede, José Cuadra, de que la renuncia de Benedicto XVI es "un acto de humildad sin precedentes en este mundo contemporáneo".
 
"En estos tiempos de acumulación de poder, desprenderse de una investidura tan alta como la que tiene un pontífice de la iglesia Católica, reconocer la fragilidad humana, la vulnerabilidad de la condición humana, reconocer que el cuerpo no tiene a veces la misma vitalidad, que la edad impone límites", no tiene precedentes, argumentó.
 
Murillo señaló que la decisión del papa de renunciar a partir del próximo 28 de febrero "responde a una profunda manifestación de humanidad y al mismo tiempo de autoridad", y demuestra un "reconocimiento de que los seres humanos" tienen límites", lo que además denota "sabiduría".
 
"Estaremos pidiendo a Dios por el sumo pontífice, Benedicto XVI, que acompañe sus reflexiones, sus oraciones y que acompañe e ilumine a todos los cardenales", prosiguió.
 
Aseguró que el Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, va "a estar pidiéndole a Dios, en primer lugar, por el papa y también por la sabiduría para ese Cónclave de manera que ellos puedan elegir a quien pueda suceder a Benedicto XVI para servir de acuerdo a la voluntad de Dios en este mundo tan complejo".
 
Murillo dijo que Ortega expresó su "profunda solidaridad" al cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo, y al arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, por la renuncia de Benedicto XVI.
 
También anunció que el nuevo nuncio apostólico en Nicaragua, el sacerdote nigeriano Fortunatus Nwachukwu, llegará al país el lunes próximo y recibirán sus cartas credenciales esa misma semana.
 
El papa, que comenzó su pontificado el 19 de abril de 2005, anunció este lunes oficialmente que renuncia de su cargo a partir del próximo 28 de febrero debido a su edad avanzada.