El gobierno de Guatemala solicitará a la ONU verificar in situ los daños dejados por el terremoto del pasado miércoles, estimar el monto de las pérdidas y el proceso de reconstrucción, todo con fines de transparencia, dijo hoy el presidente guatemalteco Otto Pérez.

El mandatario explicó que el principal interés responde a la intención de darle transparencia al proceso.

Pérez decretó un Estado de Calamidad en siete departamentos del país, los más dañados por el terremoto de magnitud 7,2 en la escala de Richter, con lo que las compras y contrataciones del Estado pueden hacerse sin los requisitos de licitación. Esto ha originado expresiones de duda entre partidos políticos de la oposición.

El mandatario ha informado que cuenta con diversos préstamos internacionales que aún no han sido ejecutados para destinarlos a las labores de reconstrucción.

También piensa hacer transferencias del presupuesto de distintos ministerios. El ministro de Finanzas, Pavel Centeno, fue llamado el martes al Legislativo para que explique los manejos financieros que se harán para invertir en la reconstrucción.

En el departamento de San Marcos, fronterizo con a nivel nacional, el terremoto dejó 42 muertos, 20.362 damnificados, 1,2 millones de afectados, 9.414 casas dañadas y 18.755 evacuados, 7.218 de los cuales están en albergues temporales, según los datos oficiales.