Sin educación, la democracia corre un serio peligro, afirma Nussbaum, y sin democracia cualquier intento de desarrollo humano será vano.

En el discurso de recepción del Premio Príncipe de Asturias 2012 en Ciencias Sociales, Nussbaum expresa: “Lo que he hecho a lo largo de los años es desarrollar (en colaboración con economistas) lo que se conoce como el enfoque del desarrollo humano, o el enfoque de las capacidades. Se trata de un enfoque que sostiene que el crecimiento económico, medido por el PIB per cápita, no es suficiente para evaluar la calidad de vida nacional ya que realmente no capta qué es lo que la gente está luchando por conseguir”.

El trabajo intelectual de Nussbaum comenzó un conjunto de proyectos de investigación en colaboración con el economista indio Amartya Sen (Premio Nobel de Economía en 1998) en temas relacionados con el desarrollo humano y la ética. Sen y Nussbaum promovieron el concepto de “capacidades”, como elementos constitutivos del desarrollo, y por ello, la pobreza se entiende como una privación de dichas “capacidades”. Por cierto, este será parte del hilo conductor del nuevo informe sobre Desarrollo Humano de El Salvador que impulsa el PNUD.

Las diez capacidades funcionales definidas por Nussbaum son: 1. Vida. Ser capaces de vivir una vida humana de duración normal hasta su fin. 2. Salud corporal. Ser capaces de gozar de buena salud. 3. Integridad corporal. Ser capaces de moverse libremente de un lugar a otro. 4. Sentidos, imaginación y pensamiento. Ser capaces de utilizar los sentidos, de imaginar, pensar y razonar. 5. Emociones. Ser capaces de tener vínculos afectivos con cosas y personas ajenas a nosotros mismos. 6. Razón práctica. Ser capaces de formar un concepto del bien e iniciar una reflexión crítica respecto de la planificación de la vida. 7. Afiliación. A) Ser capaces de vivir con otros y volcados hacia otros, reconocer y mostrar interés por otros seres humanos. B) Teniendo las bases sociales del amor propio y de la no humillación, ser capaces de ser tratados como seres dignos cuyo valor es idéntico al de los demás. 8. Otras especies. Ser capaces de vivir interesados y en relación con los animales, las plantas y el mundo de la naturaleza. 9. Capacidad para jugar. Ser capaces de reír, jugar y disfrutar de actividades de ocio. 10. Control sobre el entorno de cada uno. A) Político. Ser capaces de participar eficazmente en las decisiones políticas que gobiernan nuestras vidas. B) Material. Ser capaces de poseer propiedades no solo de manera formal, sino en términos de una oportunidad real; tener derechos sobre la propiedad en base de igualdad con otros; tener el derecho de buscar un empleo en condiciones de igualdad con otros, ser libres de registros y embargos injustificados.

Nussbaum enfatiza la importancia de la razón práctica y afiliación, moviendo su aparto intelectual desde lo neoaristotélico hacia lo neokantiano, dejando así la lista de capacidades abierta para otros tópicos asociados a la justicia, ética y desarrollo humano –tras los pasos de su maestro en Harvard John Rawls–. Ante la ausencia filosófica en los sistemas educativos contemporáneos debemos dar una mirada a este planteamiento y revisar el equipaje curricular preguntándonos ¿educación para qué?