“Como sacerdotes, siempre vamos a defender la vida”, dijo esta mañana el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar, respecto a la negativa de que se practique un aborto terapéutico a Beatriz, la joven de 22 años que padece lupus e insuficiencia renal, y quien tiene 19 semanas de embarazo de un feto anencefálico.

“Es increíble, es inhumano, es contra la naturaleza, contra todo principio quitar” la vida de sus hijos, expresó con vehemencia el arzobispo, al tiempo que dijo desconocer “qué intenciones hay por debajo” de este esfuerzo por amparar un aborto en Beatriz.

“Parece que hay toda una agenda para legalizar el aborto y esta es la puerta. Lo mismo se ha hecho en otros países, donde han buscado casos emblemáticos para legalizar el aborto”, expresó.

Para argumentar su postura, Escobar citó el artículo 1 de la Constitución de la República, que dice “El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común. En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social”.

En este sentido, pidió a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia tomar en cuenta este artículo al momento de dar un fallo sobre el amparo presentado por el apoderado legal de Beatriz.

“Ella (Beatriz) ciertamente tiene problemas de salud, pero no está en una situación gravísima de cuidados intensivos, de muerte”, dijo Escobar, al tiempo que consideró que tanto la vida de la madre como la del hijo en gestación deben salvaguardarse.

“Estamos ante dos personas humanas, porque así lo reconoce la Constitución. Los dos tienen derecho a vivir. Hay que preguntarse quién tiene más peligro de muerte y habría que buscar la vida de los dos”, pero consideró que quien está en mayor peligro es feto “porque hay todo un esfuerzo, todo un movimiento por interrumpir su ciclo vital, y qué triste”, dijo.

Monseñor pidió a la sociedad, y especialmente a las organizaciones y grupos que apoyan la solicitud de Beatríz, no promover el aborto. “No promuevan el aborto, no lo hagan por caridad. Aunque no sean cristianos y no practican ninguna religión, defendamos la vida… Ya veo venir el bisturí matando a los niños mañana”, dijo.