Nuyorican Productions, la productora de televisión que controla Jennifer López, ha emitido un episodio de su reality show ‘Big Easy Justice’ en el que se acusa al joven Everette Draughn de sospechoso de haber cometido diversos delitos (como ladrón de coches y fugitivo).

Según informa el portal TMZ, el acusado ha denunciado a López por permitir el atentado contra su honor y por asociarle de crímenes que no había perpetrado.

El recurso judicial se dirige directamente a la estrella del pop, debido a que su supuesta actitud irresponsable y, en opinión del demandante, por no haber actuado en contra de la difamación de la que es objeto.

El controvertido capítulo del reality ‘Big Easy Justice’ se emitió el pasado mes de abril y, por el momento, ningún portavoz de la productora, de Jennifer López o del canal de televisión ha hecho declaraciones sobre el asunto.