Recursos. Los millones de dólares entregados en efectivo por la CIA al Gobierno afgano fueron a parar a los llamados señores de la guerra.

2001
fue el año de la invasión de EUA a Afganistán para derrocar al régimen talibán, considerado terrorista.
La CIA entregó durante más de 10 años decenas de millones de dólares en efectivo a la oficina del presidente afgano, Hamid Karzai, informó ayer The New York Times citando a funcionarios de Estados Unidos y Afganistán.

El dinero procedente de los servicios de inteligencia fue entregado en maletas, mochilas y bolsas de la compra.

Según las fuentes, estaba destinado a asegurar la influencia de la CIA en el Gobierno afgano, pero sobre todo sirvió para agravar la corrupción y dar más poder a los señores de la guerra. El presidente Karzai confirmó que su oficina recibió dinero en efectivo del Gobierno estadounidense.

“Sí, la oficina del consejero de Seguridad Nacional ha estado recibiendo apoyo del Gobierno de Estados Unidos en los últimos 10 años, no a gran escala pero sí a pequeña escala”, reza un comunicado de la oficina de Karzai.

Según el presidente afgano, las cantidades recibidas se dedicaron a “propósitos operacionales” y “sanitarios” y “a pagar alquileres de casas”. “La ayuda fue muy útil y estamos muy agradecidos”, afirmó sin agregar más detalles.

Un exasesor de Karzai explicó a The New York Times que el presidente y su equipo presionaron para que los pagos se realizaran a través del palacio presidencial, para poder comprar así la lealtad de los señores de la guerra. Al parecer no hay evidencias de que el propio Karzai recibiera parte de ese dinero, afirmaron fuentes oficiales. El dinero fue manejado a través del Consejo de Seguridad Nacional.

El dinero “llegó en secreto y salió en secreto”, afirmó al diario Jalil Roman, quien fue vicesecretario de gabinete de Karzai.