Fue una elección democrática y transparente en la que no hubo cuestionamiento alguno, prueba de ello fue que prevaleció el consenso y por ende el voto fue unánime de todas y todos los señores diputados, que votaron con plena conciencia lo que permitirá que el nuevo fiscal general de la República no estará sujeto a conveniencias políticas ni mucho menos abanderado por partido político alguno. Su misión será salvaguardar los compromisos que le confiere tan importante cargo, velar por los intereses de nuestra patria y por ende del pueblo salvadoreño, ser valiente, vigilante, porque prevalezca el Estado de Derecho y no se violenten ni se pisoteen las leyes de la República, lo más grande y noble que el señor fiscal general de la República, Lic. Luis Martínez, en su gestión, trabajar para frenar la violencia que continúa imparable y llegar a una solución feliz, para que sea erradicada. Que Dios lo ayude en su consagrada misión.

monrroysantos@yahoo.es