El ministro de Seguridad, David Murguía Payés, afirmó que la declaratoria de Estados Unidos contra la pandilla MS-13 no afecta en la consolidación de la tregua entre pandillas, pactada desde marzo pasado, y que ha contribuido a la reducción de homicidios.

“Estados Unidos es un país soberano y tiene derecho a hacer las consideraciones que estime convenientes en función de su propia seguridad, así es que nosotros tenemos nuestros propios planes acá”, acotó Payés este día, mientras recorría la construcción del nuevo centro penal de Izalco.

Asimismo, dijo que las relaciones bilaterales, Estados Unidos – El Salvador, en combate al crimen seguirán siendo las mismas.

Munguía Payés afirma que las autoridades salvadoreñas siempre han visto a las pandillas como organizaciones criminales y que, a pesar de la tregua, en ningún momento se ha renunciado en la persecución del crimen.

Esta mañana se dio a conocer que el gobierno de Barack Obama catalogó a la pandilla centroamericana MS-13 como organización criminal internacional sujeta a sanciones.

La designación se aplica a dicha organización que, se cree, ya suma hasta 10,000 miembros en 46 estados y en Centroamérica.

La decisión facilita a las autoridades federales incautar bienes vinculados a la organización delictiva.