El equipo inglés visitará hoy al Real Madrid en la eliminatoria estelar de los octavos de final de la Liga de Campeones, y buena parte de los focos estará centrada en lo que ocurra en los banquillos. “Yo no duraré siempre y él puede entrenar en cualquier sitio”, afirmó la pasada semana Ferguson, de 71 años.

Por su parte, Mourinho lleva tiempo insistiendo en cuál será su próximo destino: “Quiero volver a la Premier League”.

Suficiente para que el debate siga abierto, y más en estos tiempos, cuando la relación entre Mourinho, de 50 años, y la hinchada del Real Madrid no pasa precisamente por su mejor momento tras una temporada llena de decepciones. “The Special One”, como un día se hizo llamar Mourinho, y “The Boss”, como conoce el portugués a Ferguson, suelen beber vino tinto después de sus duelos. Sin embargo, el comienzo no fue fácil.

“Aguarrás”: así definió Ferguson el primer vino al que le invitó el portugués. El técnico escocés es un gran amante del vino, y Mourinho llevó a su siguiente encuentro una botella de 350 euros.

El entrenador del Manchester siempre tuvo palabras de elogio hacia el actual técnico del Real Madrid: “Es muy inteligente, tiene carisma, los jugadores juegan para él y es un buen tipo”.

“Si viene a mi oficina puede soportar una broma sobre sí mismo. Me burlo de él y él se ríe de sí mismo”, agregó Ferguson, que logró 48 títulos en 28 años.

Mourinho le sigue de cerca con 20 títulos en una década, pero Ferguson se lo toma con humor: “Es un bastardo codicioso”.