El presidente Hugo Chávez sufrió un sangrado durante la cirugía a la que fue sometido esta semana en Cuba por la recurrencia de un cáncer, pero se está recuperando de las complicaciones, dijo el gobierno de Venezuela el jueves.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, dijo en un mensaje televisado que Chávez, de 58 años, "se encuentra en una progresiva y favorable recuperación de los valores normales de sus signos vitales".

Villegas indicó que el mandatario requerirá "tiempo prudencial" para su recuperación debido a la "complejidad" de la intervención a la que fue sometido el martes, "así como también por complicaciones surgidas en el acto quirúrgico al presentarse un sangramiento que requirió la adopción de medidas correctivas que permitieron su oportuno control".

Agregó que "en la medida que continúe la evolución favorable que se está comenzado a evidenciar se prevé la aplicación de tratamientos específicos adicionales" para la restitución plena de su salud. En medio de las malas noticias, las autoridades hacen insistentes llamado a la unidad del chavismo y las fuerzas armadas en medio de las crecientes preocupaciones acerca de la salud del popular mandatario y del futuro de Venezuela.

El vicepresidente y canciller, Nicolás Maduro, ha aparecido en los últimos dos días en actos públicos con los principales líderes del partido y miembros de las fuerzas armadas para tratar de resaltar la cohesión en torno a su persona y asumir así el rol de jefe político que le delegó Chávez.

Maduro dijo ayer que el mandatario fue sometido a una operación compleja y difícil, que duró de unas seis horas, y que, como consecuencia de ello, el proceso post operatorio también iba a ser complejo y duro.

El alto funcionario no ofreció más detalles sobre estado de salud de Chávez, ni sobre qué implicaba la complejidad del proceso post operatorio. Tampoco habló de los pronósticos médicos del mandatario. Analistas consultados por The Associated Press dicen que Maduro podría enfrentar varios retos y desafíos para tratar de mantener unido al movimiento chavista, que incluye a grupos de izquierda radicales y moderados así como a facciones militares.

Designado como el sucesor político de Chávez el fin de semana pasado, Maduro es considerado como un miembro del ala de izquierda radical del chavismo, que tiene una estrecha alianza con el gobierno comunista cubano.

Diosdado Cabello, ex militar que acompañó a Chávez en el fallido golpe de 1992 y presidente de la Asamblea Nacional, y quien es considerado una figura de poder dentro del chavismo, compartió el escenario con Maduro el miércoles luego de acompañar al mandatario en Cuba en su operación.

Cabello también dio discurso al final de una misa que se ofició una base militar en el que llamó a la fuerza armada a mantenerse unidas "o la anarquía nos devorará". "O nos unimos o nos hundimos. Dependerá de nosotros lo que ocurra.

Evitemos que lo que se ha venido avanzando en estos 14 años, no retroceda ni un milímetro", dijo el presidente de la Asamblea Nacional. "Ellos (la oposición) creen que nos van a dividir.

Eso no sucederá". Después de la intervención quirúrgica del martes, la televisión venezolana difundió imágenes de personas que oraban por Chávez, que fueron intercaladas con actos de campaña en preparación de las próximas elecciones a gobernadores de las provincias venezolanas.

En las calles de Caracas, partidarios y opositores de Chávez expresaron preocupación por la salud del Presidente y lo que podría suceder si él falleciera. Analistas consultados creen que es probable que los candidatos chavistas resulten beneficiados políticamente por la simpatía que ha generado la enfermedad del presidente.

El líder opositor Henrique Capriles, quien perdió las elecciones presidenciales en octubre contra Chávez, ahora busca relegirse como gobernador del estado de Miranda para un período de cuatro años y enfrenta al ex vicepresidente Elías Jaua.

Capriles denunció el miércoles que aliados de Chávez y otros rivales se están aprovechando de los problemas de salud del presidente para conseguir el apoyo del electorado. El ministro Villegas también había expresado el miércoles su esperanza de que el presidente Chávez pudiera regresar a Venezuela antes del diez de enero y así tomar juramento para un nuevo mandato de seis años.

Pero también dijo, en un mensaje escrito en un sitio web del gobierno, que si Chávez no estaba suficientemente bien para entonces, la gente debe estar preparada para entenderlo.

La Constitución dice que los presidentes deben prestar juramento ante la Asamblea Nacional, y si eso no es posible, ante el Tribunal Supremo. Román Duque Correa, un ex magistrado de ese Tribunal, dijo a la AP que un presidente no puede delegar la toma de posesión a otra persona y que tampoco puede tomar posesión de su cargo fuera de Venezuela.

El presidente podría ser juramentado aunque esté temporalmente incapacitado, pero tendría que estar consciente y en territorio venezolano, agregó Duque. Si un presidente electo es declarado como incapacitado por los legisladores y no es capaz de prestar el juramento, el presidente de la Asamblea Nacional se hará cargo del gobierno de manera temporal y tendrá que convocar a una nueva elección presidencial que se celebrará dentro de los 30 días. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, le deseó a su estrecho aliado lo mejor, y reconoció, al mismo tiempo, la posibilidad de que el cáncer termine con su presidencia. "Chávez es muy importante para América Latina, pero si no puede permanecer al frente de Venezuela, los procesos de cambio tiene que continuar", dijo Correa en una conferencia de prensa en Quito. Chávez anunció el ocho de diciembre que le habían reaparecido células cancerígenas en el cuerpo y que debía operarse por cuarta vez en un año y medio para atender la reaparición de la enfermedad.

Ante las nuevas complicaciones de salud, el mandatario delegó el mando político del país en Maduro y dijo que en caso de que quedara inhabilitado el vicepresidente debía culminar su tercer mandato y prepararse para asumir el 10 de enero para luego llamar a elecciones. El gobernante propuso que en caso de que se convoquen a elecciones, Maduro, de 50 años, sea el postulado del oficialismo.

Chávez fue intervenido el 26 de febrero en La Habana para extirparle una lesión cancerosa de dos centímetros que apareció en la misma región pélvica donde en junio de 2011 le habían extraído un tumor. A partir de marzo y por tres meses el mandatario se sometió a varias sesiones de radioterapia en Cuba para combatir la reaparición del cáncer.

Al culminar su tratamiento y retornar al país el 11 mayo, Chávez se sometió a un estricto reposo y limitó sus apariciones públicas. No fue sino hasta comienzos de junio cuando se vio al presidente de pie en un acto en el palacio de gobierno. En julio, un mes antes de iniciarse la campaña electoral, Chávez declaró que estaba "libre" del cáncer.