El atacante serbio que el martes mató a 13 personas murió hoy de las heridas que se hizo al intentar suicidarse, informó la clínica donde fue hospitalizado.

Este hombre de 60 años, un veterano de la guerra de la antigua Yugoslavia, mató sin motivo aparente en el pueblo de Velika Ivanca, a seis hombres y seis mujeres, entre ellos su hijo, su madre y un niño de dos años.

Su mujer, herida, alcanzó todavía a alertar a la policía. Cuando los funcionarios llegaron, el hombre se disparó en la cabeza.