El subsecretario de la ONU, Heraldo Muñoz, abogó hoy en El Salvador por incluir la violencia y la inseguridad ciudadana en la agenda que se perfila para después de 2015, el año meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La inseguridad y la violencia constituyen la "primera preocupación" de los latinoamericanos y se debe atender este mensaje "poderoso", enfatizó en rueda de prensa Muñoz, también director para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Muñoz inauguró hoy en San Salvador un encuentro de dos días de funcionarios y expertos del PNUD para evaluar los avances de los ODM en Latinoamérica y el Caribe.

El alto cargo de Naciones Unidas matizó que "todavía es prematuro" hacer un balance del cumplimiento de los ODM porque "faltan tres años para la meta del 2015" y unos países están más avanzados que otros.

Los ocho ODM, lanzados en el año 2000, son: acabar con la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud de las madres, combatir el VIH/Sida, la malaria y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

La ONU adoptará en 2013 "la agenda de los objetivos de desarrollo sustentable" para después de los ODM, y "el tema de la violencia, de la inseguridad ciudadana, a mí me parece que debiera ser parte de la reflexión de una agenda post 2015", manifestó Muñoz.

Este tema "no está como parte de la agenda de los ODM actual y, sin embargo, cuando uno mira las encuestas de opinión en toda América Latina y encuentra que la primera preocupación ciudadana es la inseguridad, la violencia y el crimen, este es un mensaje muy poderoso", recalcó.

Consideró que este problema requiere "un enfoque multidimensional", que no sólo incluya "la represión", sino también "la prevención", con medidas como la creación de oportunidades para los jóvenes latinoamericanos, pues 20 millones de ellos corren riesgo de caer en la delincuencia porque no estudian ni trabajan.

Además, hay que modernizar los sistemas judiciales y las policías e impulsar una mayor cooperación internacional para enfrentar el narcotráfico, el secuestro o la trata de personas, apuntó.

Muñoz adelantó que, para un informe regional sobre violencia que se presentará en 2013, el PNUD está "analizando muchas" experiencias como la "tregua" entre pandillas que ha bajado los homicidios en El Salvador y las operaciones policiales que han permitido controlar favelas en Río de Janeiro (Brasil).

"Estamos mirando muy cercamente lo que se ha hecho aquí en El Salvador; la disminución de los homicidios a partir de estos acuerdos con las maras (pandillas) me parece importante", dijo Muñoz, y aclaró que "no hay evaluación formal de la ONU sobre esta experiencia".

Agregó que "ha habido una disminución concreta" de los homicidios (el 60 % desde marzo pasado según las autoridades salvadoreñas) y "eso hay que valorarlo", aunque matizó que "la gran interrogante" es si es "sostenible".

En cuanto a los ODM, Muñoz indicó que "ha habido avances significativos" en reducción del hambre y la pobreza "en toda la región", donde "más de 51 millones de latinoamericanos han dejado de ser pobres en la última década".

Empero, "hay retraso" regional en mortalidad materna, eliminación de las enfermedades e igualdad de género, apuntó.

"El Salvador ha avanzado notablemente" en salud y eliminación de pobreza; "va por buen camino, pero es necesario apretar el acelerador", señaló.