El presidente Barack Obama rehusó pronunciarse sobre la salud de Hugo Chávez y subrayó que el futuro de la nación sudamericana debería ser decidido por sus ciudadanos, a escasos días de que el mandatario venezolano identificara públicamente a su favorito para reemplazarlo en el poder si el cáncer que padece lo incapacitara.

"Lo más importante es recordar que el futuro de Venezuela debería estar en las manos de los venezolanos", dijo Obama durante una entrevista concedida a la filial de Univisión en Miami al responder a una pregunta sobre qué mensaje le gustaría ofrecer a los venezolanos residentes en Miami sobre la posibilidad de que Chávez abandone el poder.

"Hemos visto de Chávez en el pasado políticas autoritarias y represión a la disidencia. No especularé sobre cuál es su condición médica, pero para lo que nuestra política está constantemente diseñada es para garantizar que tienes las voces de venezolanos comunes expresando que tienen libertad, que pueden si se esfuerzan para tener éxito en ese país", indicó según una transcripción de la entrevista suministrada por Univisión. Refiriéndose a la relación bilateral, que adolece de embajadores desde 2010, señaló que "quisiéramos ver una relación sólida entre ambos países, pero no vamos a cambiar las políticas que tienen como prioridad que haya libertad en Venezuela".

Chávez se sometió esta semana en La Habana a una cuarta cirugía por la aparición de un cáncer en la zona pélvica, el cual no ha especificado.

El jefe de Estado venezolano interrumpió una estadía de varias semanas en Cuba para viajar a Caracas y anunciar el sábado por la noche que su favorito para reemplazarlo en el poder es su confidente, el vicepresidente Nicolás Maduro. Regresó a La Habana apenas horas más tarde.

Maduro dijo la víspera que Chávez evoluciona favorablemente a pesar de la hemorragia que presentó durante la operación e indicó que la "evolución favorable" del presidente permite prever "el diagnóstico de una recuperación creciente".