Durante una conferencia de prensa, el Obispo Auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, dijo sentirse “dolido” por los despidos de trabajadores judiciales, que fueron notificados del viernes, por la gerencia de Recursos Humanos.

Asimismo, Rosa Chávez dijo estar sorprendido por el despido del hasta el viernes director de Medicina Legal, José Miguel Fortín Magaña, a quien además defendió, afirmando que su trabajo era certero y profesional.

Para el obispo, estos despidos tienen connotación política, versión que fue apoyada por el Sindicato de Empleados Judiciales Salvadoreños (SINEJUS) quienes denunciaron ayer “tinte político” en el despido del director del Instituto de Medicina Legal, quien ha contradicho las estadísticas del Gabinete de Justicia y Seguridad Pública sobre muertes violentas y desapariciones.

El SINEJUS, que denunció que hay más de 70 despidos de trabajadores del Órgano Judicial, no descartó realizar acciones de hecho a escala nacional y de derecho.

En el tema, se espera que Fortín Magaña llegue a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a interponer un recurso de amparo, ya que para él su despido solo puede ser por orden de Corte Plena.

A los políticos, el sacerdote también les dijo que terminan muy mal el 2012.

Entre otros temas, Rosa Chávez celebra que gobierno reconozca responsabilidad en masacre El Mozote; pero pide que aclare el que tema de municipio santuario, que se ha denotado en el marco de la segunda fase de la Tregua entre Pandillas.

Asimismo, pidió que Ejecutivo y sector transporte encuentren pronta solución al problema de la tarifa del subsidio.