Violencia. Policías y militares custodian la escena de un homicidio.

Al menos ocho personas, incluyendo dos policías, un guardia de presidios y dos presuntos delincuentes, murieron el miércoles; y otras tres resultaron heridas en tres balaceras en Ciudad de Guatemala. Estas causaron atascos viales porque las fuerzas de seguridad cerraron varias vías.

La muerte de los dos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y del guardia penitenciario ocurrió en el sector oriente de la capital, durante el traslado de una reclusa de una prisión de mujeres en el municipio de Fraijanes, cercano a la capital, hacia un hospital estatal.

Otro guardia de presidios y la reclusa, condenada por asesinato y lesiones graves, también resultaron heridos durante el ataque. Aparentemente los atacantes pretendían matarla pues estaba amenazada, de acuerdo con el ministro de Gobernación, Mauricio López.

En otro hecho, en la zona poniente capitalina, dos presuntos delincuentes murieron por balazos de la policía y uno más fue capturado tras el robo de un vehículo. En este caso resultó herido un agente de policía. En el sur de la capital, tres trabajadores de una empresa de embutidos fallecieron en un asalto.