Archivo LPG

Para el próximo 30 de enero, el Tribunal Especializado de Instrucción de San Salvador ha programado una experticia en el caso del homicidio de la universitaria Helene Arias, asesinada el pasado 30 de octubre, por miembros de la familia de su novio, Alejandro Bobadilla, según apuntan las investigaciones.

El proceso, solicitado por la defensa, consistirá en un análisis de tinta, que busca desvirtuar escritos encontrados supuestamente a Alejandro, en los cuales se detallaban, de acuerdo a la Fiscalía general de la República (FGR), detalles del homicidio de la universitaria.

En su momento, el abogado dijo que el joven participaba de un movimiento “emo”.

Por el crimen de Helene Arias están siendo procesados y han sido enviados a prisión preventiva la madrastra del joven, Claudia Leiva de Bobadilla; su tía, Andrea Bobadilla (ambas como coautoras del homicidio); y su padre, Juan José Bobadilla, como cómplice, y el mismo Alejandro Bobadilla.

Según las investigaciones, las dos mujeres se reunieron con la joven en un centro comercial con el propósito de pagar $1,000 que le adeudaban a la madre de Helene. La joven fue asfixiada y golpeada con un objeto contundente dentro de la camioneta propiedad de Juan José Bobadilla.

Posteriormente, fue trasladada hacia la residencial Quintas de Gratamira, en San Juan Opico, La Libertad, donde la enterraron. Su cadáver fue encontrado por agentes de la División Élite contra el Crimen Organizado (DECO) de la Policía Nacional Civil (PNC) el 31 de octubre.