Norman Quijano, alcalde de San Salvador y candidato a la presidencia por el partido ARENA.

El alcalde de San Salvador y candidato presidencial de ARENA, Norman Quijano, mantiene una imagen positiva, muy por encima de su contendiente principal, Salvador Sánchez Cerén, del FMLN.

El problema del jefe municipal, sin embargo, es que su imagen se ha deteriorado más de 28 puntos porcentuales.

En la encuesta más reciente se preguntó a los ciudadanos sobre la imagen que tienen de Quijano, y el 57.8% de los entrevistados dijo que opina bien de él, mientras que el 23.8% dijo lo contrario. Las cifras se ven saludables hasta que observamos los datos de hace tres meses: 71.2% de opiniones positivas, y solamente 8.7% de negativas.

La imagen del candidato arenero está apuntalada en su trabajo como alcalde de San Salvador, y en particular por el reordenamiento del centro. Los puntos negativos se deben a las acciones de desalojo y a la impresión de que tiene una personalidad arrogante.

La buena noticia para Quijano es que sus números positivos aún están altos, mientras que los de su adversario no. Salvador Sánchez Cerén tiene un 35.8% de opiniones positivas, contra un 34.4% de opiniones negativas, lo cual es muy similar a la de hace tres meses.

El principal motivo para opinar bien del actual vicepresidente es su trabajo como ministro de Educación, y la impresión de que es una persona humilde, preocupada por los pobres. Tiene como principal lastre, sin embargo, su rol durante la pasada guerra civil y sus posturas ideológicas.

Entre 20 personalidades políticas evaluadas por LPG Datos, Quijano aparece en la quinta casilla, mientras que Sánchez Cerén está en el puesto 18. El candidato del FMLN, entonces, tiene que luchar contra Quijano y en contra de su propia imagen.

En este momento, el 34.9% de los salvadoreños opina que Quijano sería el mejor presidente, de entre los candidatos conocidos hasta la fecha; el 16.3% se decanta por Sánchez Cerén; y un 6.8% señala a Óscar Ortiz, a pesar de que el alcalde tecleño no está optando directamente por el cargo.

¿Por qué hay una lucha electoral tan cerrada con diferencias tan marcadas entre los candidatos? Esto se debe en parte a que el FMLN, como institución, tiene por ahora una mejor imagen que ARENA.

El 46.7% de los entrevistados tiene una buena imagen del partido de gobierno, contra el 28.3% que dice lo contrario, lo cual deja un saldo positivo de 18.4%.

El 42.5% tiene una imagen positiva del principal partido de oposición, mientras que el 35% opina de forma negativa, para dejar un saldo favorable de 7.5%.