Saturadas. En las bartolinas de Usulután hay condenados que no han sido trasladados a centros penales.

Las personas que permanezcan recluidas en las bartolinas de la subdelegación de la Policía Nacional Civil (PNC) recibirán atención médica una vez por mes, informaron fuentes del Ministerio de Salud y de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) de Usulután.

Una serie de denuncias hechas a la procuraduría de parte de personas que habían permanecido recluidas en las bartolinas motivó a la institución a gestionar la realización de campañas médicas.

Milagro Guevara, delegada de la PDDH en Usulután, indicó que algunos detenidos se quejaban de que no recibían la atención oportuna cuando sufrían algún padecimiento.

Guevara se mostró satisfecha con el acuerdo alcanzado entre las autoridades de Salud y la PNC, que determina que una vez por mes se estarían llevando a cabo las brigadas.

“Hay una necesidad muy grande de las personas que permanecen recluidas, sobre todo por enfermedades de la piel que se ocasionan por el hacinamiento que existe”, señaló la funcionaria.