Después de 10 semanas en Cuba rodeadas de silencio, el anuncio del regreso a Venezuela del presidente Hugo Chávez trajo todo tipo de interrogantes, desde sus tratamientos contra el cáncer y cuán delicada es su salud, hasta los fines políticos que motivaron su retorno.

Todo comenzó con tres tuits de la cuenta de Chávez el lunes temprano, diciendo que estaba de vuelta en el país. El gobierno precisó luego que el mandatario había llegado a Venezuela las 2:30 am y que había sido trasladado al Hospital Militar de Caracas para continuar con sus tratamientos.

El gobierno, sin embargo, no difundió imágenes nuevas del presidente. Sus partidarios celebraron en las calles para darle la bienvenida. Algunos dijeron que querían verlo para darse una mejor idea de cómo está.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, dijo el lunes que Chávez está en un proceso "difícil, duro y complejo" para recuperarse de su enfermedad, pero no ha especificado qué tipo de tratamiento.

El gobierno ha dicho que Chávez está respirando mediante un tubo insertado en la tráquea y que por lo tanto tiene dificultades para hablar, pero las autoridades no han dado un informe médico detallado a pesar de las demandas de la oposición.

A pesar de que el vicepresidente Nicolás Maduro suplió algunas funciones de Chávez desde la de cirugía del presidente el 11 de diciembre, él y otros altos funcionarios han insistido en que Chávez sigue estando a cargo y que ha firmado varias de las decisiones gubernamentales.

El anunciado retorno de Chávez a Caracas ocurrió menos de tres días después de que el gobierno dio a conocer las primeras fotografías del presidente en más de dos meses. Chávez aparece recostado en una cama y sonriente junto a sus hijas, pero con el rostro hinchado.

El hecho de que el lunes no hubiese imágenes nuevas de Chávez subrayó muchas de las preguntas sin respuesta sobre cómo está en su lucha prolongada con un tipo desconocido de cáncer pélvico.

El ministro Villegas rompió a cantar en la televisión el lunes por la madrugada, feliz por el retorno de Chávez. Los empleados de la televisión estatal se le sumaron, aplaudiendo y celebrando. Un muñeco inflable gigante con la imagen de Chávez fue colocado en una esquina del edificio de la Asamblea Nacional.

En una entrevista con la emisora ??venezolana Radio Unión, Villegas reiteró que Chávez sigue delicado de salud y que su regreso al país no cambia la "circunstancia difícil en la que ha venido estando".

El vicepresidente presidió más tarde una reunión de gabinete en el palacio presidencial, que fue televisada pero que no ofreció detalles adicionales sobre Chávez. "Triunfará", dijo Maduro al término de la reunión, mientras en la señal de televisión se superpuso una imagen del rostro de Chávez sobre la mesa ovalada.

Cientos de partidarios de Chávez celebraron su regreso en la Plaza Bolívar del centro de Caracas, coreando su nombre y mostrando fotos del presidente. Los partidarios también se reunieron afuera del hospital militar, vistiendo las camisetas rojas del movimiento socialista de Chávez

. "Vengo a visitar a mi presidente, quiero ver a mi presidente", dijo Alicia Morroy, una costurera de 46 años, apostada frente al hospital militar.

"Lo he extrañado mucho porque Chávez es el espíritu de los pobres", agregó. Seis empleados del hospital a quienes se les preguntó sobre el presidente dijeron que no lo habían visto.

Yusmeli Terán, una camarera que sirve comida a los pacientes del hospital, dijo a The Associated Press que la zona donde Chávez estaba siendo atendido en el noveno piso es un área restringida y que todo el lugar, desde la planta baja, está bajo un fuerte resguardo de militares y policías. "Nadie lo ha visto para nada.

Llegué hasta el piso 4 nada más", dijo Terán. La afección precisa de Chávez y el tipo de tratamiento contra el cáncer al que se somete siguen siendo un misterio. Recientemente han aumentado las conjeturas de que él podría verse incapaz de seguir en la presidencia.

El médico Carlos Castro, director de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, dijo a The Associated Press que es muy probable que el gobernante tenga que renunciar, ante el tratamiento "muy intenso y complejo" que debe seguir Chávez para combatir el cáncer, que le reincidió en diciembre.

"El futuro del presidente Chávez está digámoslo cantado. El cáncer que tiene no lo va a dejar desafortunadamente y él regresa a continuar su batalla, pero sí creo que él (está) consciente que la pelea contra el cáncer por más que él la quisiera ganar no la va a ganar", agregó Castro en entrevista telefónica desde Bogotá.