El concierto de Porat, junto con la OSJ, es realizado gracias a la embajada de Israel en el país.

“Mi compositor favorito es Bach. Si estuviera en una isla desierta donde solo pudiera escuchar una canción sería una sinfonía de Bach. Aunque el jueves, mi favorito será Beethoven.”
Roni Porat
director israelí
Los conciertos dirigidos por Roni Porat son particulares. Algunos se caracterizan por su interactividad con el público. “Platico con el público, hago que la gente se acerque más a la música”, explica el israelí.

Pero también Porat prepara otro tipo de conciertos. Él los llama “conciertos dramatizados”. En ellos, Porat trabaja junto con otros artistas, de teatro, de danza, etcétera.

Sin embargo, el concierto del jueves 6 de diciembre, en el que dirigirá a la Orquesta Sinfónica Juvenil (OSJ), será más del primer tipo que del segundo. “Realizaré algún tipo de interacción”, apunta.

Asimismo, el músico israelí explica cuál es el propósito de su visita al país. “Mi objetivo es trabajar con los músicos jóvenes y compartir mi experiencia musical”, dice. Pero no solo eso. “También haré lo posible porque las personas pasen un buen momento, sientan la música. Se sorprendan y sean felices, al final”, afirma.

Sobre la presentación, que se realizará a partir de las 8 de la noche en el Teatro Presidente, y cuya donación será de $10, Porat expone que se interpretarán tres piezas: “Obertura de Nabuco” de Giuseppe Verdi; concierto Nº 1 para clarinete y orquesta de Carl Maria von Weber, y la sinfonía Nº 5 de Ludwig van Beethoven.

“No sé qué va a pasar”, dice el músico, quien también es entrenador personal. “Los conciertos anteriores (incluido uno del domingo) ya están en el pasado y este es en el futuro”, asegura.