Faena. El rubro de café da empleo a unas 100,000 personas en el país. En la próxima cosecha la cantidad de plazas disminuiría porque habría baja producción.

La empatía con el medio ambiente ha pasado factura a los caficultores que cosechan grano orgánico. Sus producciones se han venido abajo y sus cafetos tienen las defensas bajas y han mermado su productividad, al igual que las demás plantaciones del país, afectadas por la roya, un hongo del café.

Estos cafetales, como parte de su compromiso con el medio ambiente, no llevan ningún fungicida químico ni fertilizantes que no sean naturales.

Víctor Mencía, director presidente de la sociedad cooperativa de caficultores Siglo XXI, explica el caso de la cooperativa El Jabalí, ubicada en el volcán de San Salvador y que cosecha café comercio justo/orgánico. “La productividad les ha bajado de 12 quintales por manzana a 3 por manzana.”

La única práctica que están llevando a cabo son las podas sanitarias (recepas, que consisten en cortar el cafeto a una altura de 25 a 30 centímetros del suelo), que los dejarán con una producción más baja en los próximos tres años, mientras los cafetos se recuperan.

Este año, El Jabalí ha exportado 2.5 contenedores (cada uno tiene 412.5 qq oro fino exportable de café), cuando en años anteriores hacía envíos de hasta seis contenedores a su comprador alemán.

El directivo de Siglo XXI indica que el inconveniente está en que no hay paquetes tecnológicos adecuados. “Si esta gente no recibe asistencia adecuada ni ningún tipo de apoyo para cambiar variedades, los 250 socios de esa cooperativa a saber dónde irán a parar”, dijo. “Hay que dar un respiro vía líneas de financiamiento suaves, con asistencia técnica”, agregó.

German Javier, presidente de la Unión de Cooperativas de la Reforma Agraria Productoras, Beneficiadoras y Exportadoras (UCRAPROBEX), afirma que en las fincas con las que están asociados hacen investigaciones y determinan con sus abastecedores qué productos tienen permitidos aplicar en los cafetales.

Por el momento, indica, han aplicado caldo bordelés (una combinación de sulfato de cobre y cal hidratada que funciona como fungicida), con la observación de que este actúa más como preventivo de la roya y ahora que los cafetales están infectados, poco efecto puede tener.

Javier estima que la productividad en los cafetales ha caído entre 15% y 20%. “Algunos cultivos orgánicos se han afectado más porque les faltan nutrientes. Las plantaciones que no tienen una nutrición ideal están expuestas.”

Por su parte, la caficultora María Elena Sol señala que si bien su finca presenta una defoliación del 60% por la roya, renuncia al uso de químicos por considerarse aliada de la naturaleza. “No estamos exentos (del ataque de roya), somos los más afectados”, dijo.

Dinero y sostenibilidad

Sol afirma que previo a tener una finca de café orgánico, la productividad rondaba los 1,500 qq en un terreno de 200 manzanas. Ahora, sin utilizar químicos, la producción ronda los 500 qq. “Somos pocos los que creemos en la sostenibilidad ambiental, porque prevalece nuestro sentido de cuidar el medio ambiente a las ganancias que podemos tener”, señala.

Mencía, en su caso, asegura que el café comercio justo/orgánico paga hasta $50 arriba por quintal del precio del mercado de Nueva York.

Esto es un aliciente para los productores en momentos en que el café ha perdido precio, pero los gastos que ha implicado combatir la roya bajará los márgenes de ganancia.

En el caso de El Jabalí, los asociados (que trabajan en 310 manzanas) no son sujetos de financiamiento, por lo que un comprador alemán les da prefinanciamiento para que trabajen sus fincas. Se estima que tienen una deuda con el comprador de $278,000 y exportarán alrededor de $295,000. “No van a alcanzar a salir con sus gastos”, acotó.

Javier, de UCRAPROBEX, afirma que miran este y los próximos años con preocupación. “Además de estos problemas de roya, ha bajado el precio del café y la productividad.”

Exportaciones a la baja

Las exportaciones de grano orgánico (en las que se incluyó la venta de café orgánico, comercio justo/orgánico y orgánico/sostenible) bajaron en 13,039 qq entre la cosecha 2010/2011 y 2011/2012, según el Consejo Salvadoreño del Café (CSC), con datos actualizados hasta el 10 de enero de 2013.

En el primer año las exportaciones sumaron 33,631 qq, mientras que en la cosecha 2011/2012 estas bajaron a 20,592 qq.

En valor, la caída fue de $2.66 millones. En la cosecha 2010/2011 la venta de grano orgánico dejó al país con $8.20 millones en divisas, un año después solo se captaron $5.53 millones.

“Cada vez hay menos gente que cosecha orgánicos, por los costos que esto implica”, dice Marcelino Samayoa, gerente de la Asociación de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE).