En proyección. El grupo de atletas que entrena Óscar López (de pie, primero a la izquierda) tuvo un buen año al ganar medallas en los CODICADER sub 15 y sub 17.

Tras un brillante 2012 y con un grupo emergente de campeones infanto-juveniles, el entrenador Óscar López, de 32 años, mantiene encendida una luz de esperanza para el atletismo salvadoreño, disciplina que en el presente año registró un buen repunte en los Juegos CODICADER sub 15 y sub 17.

El entrenador, oriundo de Cojutepeque y con especialidad en Kids Atletics, impulsa el trabajo con esta cantera desde 2006, cuando se hizo cargo oficialmente de la categoría infantil y juvenil de salto, hoy por hoy uno de los semilleros para selecciones nacionales del deporte rey.

En 2007 López realizó el curso de Kids Atletics en Puerto Rico, programa que a través del juego estimula a los niños a la práctica del deporte y es ahora uno de los disertantes de la IAAF en esta especialidad que el país dominó en los colegiales centroamericanos para niños (10-11 años).

Campeones nacionales y centroamericanos abundan en el grupo que trabaja con Óscar López a diario en el estadio Jorge “Mágico” González y que otros entrenadores ven de reojo.

El listado de campeones lo encabeza Andrea Michelle Velasco, quien ganó todas las categorías de salto con pértiga desde sub 15 hasta sub 19. En el colegial del área, Velasco adornó el metal dorado con el récord de tres metros en salto con pértiga.

La campeona sub 17 fue de las pocas salvadoreñas que estuvieron en el sitio más alto del podio del Campeonato Centroamericano y del Caribe San Salvador 2012, donde estableció 3.31 mt como una nueva marca regional y reservó un cupo en los Juegos Centroamericanos San José 2013.

En CODICADER sub 15, Karla Molina brilló al ganar oro en salto largo, salto alto y triple, que le valieron para representar al país en los juegos estudiantiles sub 17 en Costa Rica, donde agregó dos platas.

No son las únicas. Detrás de ellas están María René Gómez (sub 19), Mariela Mena (sub 15), César Chávez, Alejandro Melara (sub 17) y Enrique Paz, de la categoría sub 15 juvenil C, entre otros de los campeones nacionales y medallistas centroamericanos con buena proyección.

El punto de partida de López como entrenador fue en 2000, en el Colegio José Ingenieros, donde fue parte del proceso de Pedro Figueroa, considerado actualmente el mejor saltador de pértiga del país.

La puntualidad, disciplina y el respeto son valores que el cojutepecano fomenta tanto dentro como fuera de la pista y, según recalcó, son ingredientes claves en su fórmula ganadora.

“Si digo que el entreno es a las 2 de la tarde, a esa hora tenés que estar. A veces he tenido conflictos con los papás de los atletas por eso y se me han ido cinco buenos atletas porque ellos han decidido cambiarlos de entrenador”, explicó López.

“Me dicen que soy como otro papá para los atletas porque les veo a qué horas duermen y a qué horas se levantan”, confesó.

La alegría derivada por los triunfos suele verse a veces salpicada por críticas esporádicas a su estilo de trabajo e intentos de llevarse a sus atletas más sobresalientes.

“A los papás les dicen que yo no sirvo, que soy un bicho, que los protejo mucho. Yo me comunico con el atleta y los papás y he formado un triángulo que no se rompe, aunque a veces dudan”, explicó.

Los cubanos Odalys Adams y Alejandro Pascual son algunos de los que están a la expectativa del trabajo de López, quien plantea el tema sin mayores sobresaltos y con la satisfacción de haberle dado el primer impulso a la carrera de sus pupilos.

“Todos los días les dicen a los atletas: ‘Tienen mucho (trabajo), así no vas a dar resultados’. Pero los resultados hablan por mí y yo no tengo que decir más nada”, expresó el entrenador.

El próximo año también habrá algunas ausencias, entre ellas la de María René Gómez y de Rebeca Duarte, quienes estudiarán y entrenarán en Estados Unidos.

“Yo me siento triste, pero al mismo tiempo feliz, satisfecho, porque sé que van a seguir. Y quizá más adelante me agradezcan trayéndome a sus hijos a entrenar”, reforzó López.

“Ha sido el mejor año como entrenador. He sabido adaptarme a entrenar por la mañana con juveniles, donde soy un poco más serio y por la tarde con niños”, dijo.

Tras los buenos resultados, entre las proyecciones de López está clasificar a uno de sus atletas al Campeonato Mundial Juvenil .