Foto del Ministerio de Salud

La ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, dijo hoy que el sistema de Salud Pública está listo para hacer el procedimiento de un aborto terapéutico a una mujer que sufre lupus e insuficiencia renal, dos enfermedades que amenazan su vida por el estado de embarazo.

Beatriz (nombre ficticio) tiene 18 semanas de embarazo y por su delicado estado de salud, las condiciones del feto tampoco son las mejores. De hecho, según informantes del caso, una ultrasonografía reveló que el bebe se ha formado sin cerebro, por lo que las posibilidades de vida al nacer son imposibles.

El Sistema de Salud está convencido que debe hacerse el procedimiento a Beatriz, recalcó la ministra, pero esperan la resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), donde se apeló el caso, ya que la Constitución de la República prohíbe el aborto.

Desde alguna “caverna” se definió penalizar el aborto terapéutico, recalca Carlos Castillo, jurídico del MINSAL.  “Es importante que el Estado retome las recomendaciones de OMS sobre el aborto terapéutico”, dijo.

La Sala de lo Constitucional de CSJ admitió hoy la demanda a favor de Beatriz. Los magistrados de la Sala establecieron que mientras se tramita el amparo las autoridades de Salud deberán garantizar la vida y salud - física y mental - de la demandante.

Beatriz ya tiene un hijo de 13 meses pero los padecimientos por su salud son ahora más serios. Rodríguez  lamenta que la mujer haya sido amenazada por médicos, por haber dicho que quiere vivir. El caso abre un debate sobre el tema y el MINSAL tiene la necesidad que los operadores de justicia se pronuncien sobre ello.

PDDH avala petición de aborto terapéutico

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDDH) sentó una postura de apoyo esta mañana en el denominado caso Beatriz, una joven que ha solicitado un amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que se le permita interrumpir su embarazo de 19 semanas.

La legislación salvadoreña penaliza todas las formas de aborto, incluso, el terapéutico.
Beatriz, según organizaciones feministas que han apoyado el amparo, corre riesgo de muerte al continuar con su embarazo, ya que padece lupus, dijeron. El feto ha sido diagnosticado, además, con anancefalia. Es decir, ausencia de cerebro.

Óscar Luna, procurador de Derechos Humanos, dijo hoy que en este caso existe una colisión de derechos entre la vida de la madre, el feto y el hijo de 13 meses que ya posee la joven de 22 años. Sin embargo, matizó, en este caso "creemos que debe salvarse la vida de la madre", dijo Luna.

El funcionario añadió que consideraba este caso un "precedente", que debe servir para que los diputados efectuen una revisión a la legislación penal en casos específicos de interrupción del embarazo.