La Policía Nacional Civil (PNC) capturó el martes a cinco supuestos miembros de pandillas, quienes son acusados de los delitos de homicidio agravado y lesiones agravadas.
 
Los detenidos son señalados de participar en una riña en el caserío Los Ayala, del cantón Nancintepeque, en Santa Ana, ocurrida la noche del pasado lunes, donde una personas falleció y otra más resultó lesionada.
 
En el hecho fue asesinado con arma de fuego un joven identificado como Óscar de Jesús Valencia Castillo, de 21 años de edad, y otro joven resultó lesionado y cuyo testimonio permitió identificar y capturar a los supuestos atacantes.
 
Por la muerte de Valencia Castillo, la Policía responsabiliza a Omar Alexander Ayala García, de 19 años de edad, y Ever Vladimir Rojas Juárez, de 18.
 
El primero fue capturado el miércoles en un balneario, en el departamento de La Libertad, mientras que el segundo fue detenido al costado poniente del parque Colón, en Santa Ana.
 
Por los delitos de lesiones agravadas fueron detenidos los hermanos Ronald Alexander, de 19 años; Víctor Ismael, de 20; y Marvin Omar, de 18, todos de apellido Leiva Martínez.
 
De acuerdo al jefe de la delegación de la PNC de Santa Ana, José Luis Mancía Valle, los cinco detenidos habían llegado a departir con bebidas embriagantes en una tienda del sector, donde otro grupo de jóvenes también estaban ingiriendo bebidas alcohólicas.
 
El jefe policial dijo que al calor de los tragos iniciaron una discusión entre ambos grupos, que finalizó con una trifulca, en la que los tres hermanos lesionaron a uno de los jóvenes del otro grupo, el cual no es relacionado con ninguna pandilla.
 
Otro de los jóvenes de ese grupo, Valencia Castillo, intentó escapar y fue perseguido por los dos primeros detenidos, quienes al darle alcance lo lesionaron de muerte con un corvo.
 
Mancía Valle dijo que la PNC posee una identificación, por zona, de los miembros de pandillas que operan en cada sector y que fue eso, y los testimonios de víctimas y testigos, lo que permitió la captura de los sospechosos.
 
Uno de los detenidos, Rojas Juárez, aceptó haber participado en la trifulca y confirmó que todo se originó a raíz de una discusión con los integrantes del otro grupo, con quien dijo haber tenido problemas personales anteriormente.
 
El jefe policial afirmó que los cinco detenidos son los responsables de haber cometido los delitos señalados.
 
Con la muerte del joven, la PNC registra 21 muertes violentas en el departamento santaneco hasta ayer al mediodía, lo que, según el jefe de la delegación, refleja una disminución con respecto al mismo periodo de tiempo del año pasado.
 
La PNC dijo que posteriormente brindará la información sobre las cifras de homicidios ocurridos durante este año y los ocurridos durante el año pasado, para hacer un balance, sin embargo Mancía Valle aseguró que este año la muertes violentas se han reducido en un 40 por ciento en el departamento santaneco.