Diego Simeone dijo el miércoles que su renovación por cuatro años como técnico del Atlético de Madrid busca una estabilidad que permita llevar al club a lo más alto.

"A partir del equilibro y la estabilidad, las instituciones crecen", dijo el técnico argentino en rueda de prensa. "Pero sabemos que el fútbol es el domingo y a partir del domingo esperamos seguir jugando, creciendo escalón, tras escalón y no confundirnos en el éxito". Simeone, que llegó al banquillo del Atlético en diciembre del 2011, amplió su contrato hasta 2017.

Bajo su batuta, el equipo español ganó la Liga Europa el año pasado y la Supercopa Europea contra Chelsea al inicio de esta temporada. El equipo marcha segundo en La Liga española, detrás de Barcelona, y disputará la final de la Copa del Rey contra Real Madrid en mayo.

Aunque Simeone no quiso mencionar de retos concretos, derrotar al archirrival Madrid —al que lleva 13 años sin ganarle_, pelear el título de Liga y disputar la Liga de Campeones son algunas de sus asignaturas pendientes.

"Nos quedan cosas por hacer. Ojalá que podamos ganar al Real Madrid y trabajaremos para eso", señaló. "Para la Liga de Campeones, primero hay que clasificar".

"Los objetivos son claros: mantener la estabilidad, el equilibrio y seguir creciendo como equipo", añadió. Simeone no ofreció detalles sobre su nuevo contrato. La renovación incluye también a su equipo de colaboradores, entre los que destaca su segundo: el ex arquero argentino Germán "el mono" Burgos.

Simeone fue mediocampista del Atlético de 1994 a 1997 y de 2003 al 2005. Adorado por la hinchada rojiblanca, fue considerado un jugador clave en el histórico doblete de Liga y Copa logrado por el club en 1996.

"Desde que me marché como jugador siempre quise volver y me preparé para eso", aseguró. "Quiero agradecer por renovar la confianza. Agradecer a los jugadores que son los artífices de que podamos continuar con este proyecto y este compromiso que nos une".