La tormenta tropical "Sandy" se transformó hoy en el décimo huracán de la temporada en el Atlántico al aumentar sus vientos máximos sostenidos a 130 kilómetros por hora, mientras está a punto de llegar a la isla caribeña de Jamaica.

En su boletín de las 15.00 GMT de hoy, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos indicó que el huracán de categoría uno "Sandy" se encuentra a 100 kilómetros al sur de Kingston (Jamaica) y a 380 kilómetros al sur-suroeste de Guantánamo (Cuba).

El CNH indició que la condiciones meteorológicas se han deteriorado en Jamaica, donde ha causado ya inundaciones en algunas poblaciones y ha obligado al cierre de los dos aeropuertos internacionales.

El huracán "Sandy", el décimo de la temporada de huracanes en el Atlántico, se desplaza hacia el norte-noreste con una velocidad de traslación de 20 kilómetros por hora.

Según un patrón de su trayectoria probable elaborado por el CNH, el centro del huracán "se moverá cerca o sobre el este de Jamaica" en las próximas horas y "sobre el este de Cuba por la noche y en la mañana del jueves".

En esa trayectoria, "Sandy" se aproximará al centro de las Bahamas mañana. El ciclón podría fortalecerse algo más antes de pasar por Jamaica, agregaron los científicos del CNH.
El sistema tropical, que se formó este lunes, está ubicado cerca de la latitud 17,1 grados norte y longitud 76,7 grados oeste.

Por ello, permanece un aviso de huracán (posible paso del sistema en 36 horas) para Jamaica y las provincias cubanas de Camagüey, Las Tunas, Granma, Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo.

También hay un vigilancia de tormenta (paso del sistema en 48 horas) para el sureste de las Bahamas y para la costa este de Florida, desde los condados de Volusia y Brevard hasta los arrecifes de Ocean y para los cayos superiores desde los arrecifes de Ocean hasta cayo Creig y la bahía de Florida.

Igualmente hay activada una vigilancia de huracán para en noroeste y centro de las Bahamas.
Se esperan fuertes lluvias sobre Jamaica, Haití, República Dominicana y el este de Cuba, unas precipitaciones que "podrían causar deslizamientos de tierra, inundaciones y poner en peligro vidas humanas", apuntó el CNH.

Asimismo, la tormenta generará el aumento del nivel de las aguas en el sur y este de la costa de Jamaica y sureste de Cuba, con fuerte y peligroso oleaje en las Bahamas.

En lo que va de temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre, se han formado 19 tormentas tropicales, de ellas 10 convertidas en huracanes.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) pronosticó que ésta sería una temporada muy activa, con la formación de hasta 17 tormentas tropicales, y calculó que hasta 8 de ellas podrían transformarse en huracanes.