Recuerda marinar durante media hora las pechugas de pollo, antes de cocinarlas.



Si eres de las personas que gustas de comer sano y ligero a la hora del almuerzo en tu trabajo y no cuentas con alguien que te lo preparare, elabóralo tu misma en pocos minutos. Para esto debes preparar un menú semanal en el que incluyas platos rápidos, fáciles y sobre todo que no requieran de calentarlos.

Una buena alternativa a la hora de cocinarlos, es considerar aquellos ingredientes que ya preparados los puedas conservar por varias horas en depósitos plásticos, para que guarden tanto el calor como la frescura, dependiendo de las preparaciones.

Esto te ayudaría a mantener tu alimentación controlada y cuidar de tu bolsillo. Como sabemos que debes disfrutar de tiempo para ti misma, te proponemos unas recetas fáciles, sencillas, de bajo costo, y sobre todo sanas para que las puedas disfrutar en la oficina.

Ensalada fría
Ingredientes:

-1 melocotón fresco o 2 mitades en almíbar

-2 rodajas de piña

-8 tomates cherry

-Lechuga de tu agrado

-2 cucharadas soperas de mermelada de frambuesa

-2 rodajas de queso mozzarella

-2 lascas de pan tostadas

Elaboración

Lava y corta la lechuga. Corta los tomates cherry por la mitad. Corta a tu manera el melocotón y piña, luego prepara una mezcla con todos estos ingredientes y viértela en un depósito. En una plancha o sartén con unas gotas de aceite de oliva pon el pan a tostar, al darle vuelta coloca el queso encima para que se derrita un poco y luego córtalos en cuatro porciones, estas colócalas sobre la ensalada y sobre las tostadas pon la mermelada. A la hora de disfrutarla agrégale el aderezo de tu agrado o simplemente una pizca de sal, vinagre balsámico y aceite de oliva.


Pechuga de pollo a la plancha
Ingredientes

-2 filetes de pechuga

-4 cucharadas de zumo de naranja

-3 cucharadas de zumo de limón

-Un palito de canela

-1 diente de ajo machacado

-Aceite de oliva

-Pimienta y sal

Elaboración

Mezcla los zumos con la canela, el diente de ajo machacado, pimienta y sal. Deja durante media hora en este adobo los filetes de pechuga, dándoles la vuelta frecuentemente.

Una vez bien impregnados los filetes de los aromas y sabores, sácalos del adobo, úntalos con un poco de aceite de oliva y cocínalos a la plancha o en sartén de teflón, hasta que estén dorados. Guárdalos inmediatamente en un depósito que conserven el calor de los alimentos.Acompánala con una ensalada fresca de lechuga, aderezada a tu gusto.