Sin embargo, el más probable es el PDC, que ya no tiene que ver con el de antaño. La llegada de Portillo Cuadra a ARENA causó gran aceptación entre los muchos que han estado esperando que este partido se abra, y ya que es la única oposición, la apertura lleve a una mayor inclusión de manera que represente realmente su opción, la de grupo de no areneros, a constituirse en su vehículo político para detener el avance de la conducta del bloque en el poder, que se ha desarrollado como antidemocrática, contra la institucionalidad y peligrosamente en el camino del autoritarismo y la supresión de libertades.El nuevo candidato por sí mismo no produce todo lo deseado, pero aunado a los otros cambios que se están dando en ese instituto político: reformas en los estatutos, caras nuevas en la dirigencia, creación de instancias de descentralización y repartir el poder en forma corporativa, horizontal, va por buen camino y despierta esperanzas en amplios sectores sociales descontentos con la forma en que se han estado manejando en el país y como les va en la vida diaria.

El otro hecho dominante, el largamente anunciado lanzamiento del expresidente Saca, realmente no estuvo al nivel de la expectativa que había venido produciendo. No fue acompañado de la constelación de personajes de buena reputación que se había colado a manera de rumores, ni produjo, según la percepción ciudadana, medida en encuestas rápidas, el enorme impacto que algunos esperaban y que la pléyade de escritores y entrevistadores “amigables” al expresidente trataron de proyectar.Contra lo que la mayoría esperaba, incluyéndome, no se produjeron grandes manifestaciones a favor ni en contra, no aparecieron legiones de fanáticos ni de opositores, para sorpresa de muchos y probablemente de sus mismos estrategas. No causó el efecto enorme esperado. No se armó el debate mediático esperado, ni grandes alegrías ni grandes furias, probablemente lo peor que pudo sucederle a este grupo en su lanzamiento, no ser factor, no tener relevancia, el síndrome del “cohete soplado” que en política es tremendo.

Todas las cosas en política pueden revertirse, tanto la poca relevancia del lanzamiento de Saca, como la buena tendencia que está teniendo ARENA; pero la fotografía a este día es así, lo que pondría como al principio, si las cosas se mantienen en la misma forma, a los dos contendientes fuertes por la presidencia, es decir el FMLN contra ARENA, aunque la incursión del señor Saca, de GANA, PDC o PCN tendría algún impacto y escaramuzas, al final, será entre los grandes la disputa.Un agudo analista al opinar sobre quienes se cambiaron de bando en estos días, a GANA o SACA, y a los nombres de calibre que se mencionaron que lo harían, expresó lo mismo que predominó en las redes sociales, los que se quedaron fueron astutos, midieron su futuro. Los que se cambiaron y tenían futuro, dieron un paso fatal en falso. Aquellos que no tienen futuro, da lo mismo para ellos y para los demás, es irrelevante de qué lado estén. Las redes sociales coinciden con este mordaz y conocido personaje, gran observador de la naturaleza humana.A casi un año de la elección, aún hay mucho por delante y lo sucedido en esta semana pronto quedará atrás. Para triunfar se necesita mucho trabajo y apego real a lo que quiere el votante cada vez más maduro.