Agencias

 El presidente Hugo Chávez, quien se recupera de la intervención a la que fue sometido en Cuba por la reincidencia del cáncer, se perderá este martes la presentación en la Asamblea Nacional del balance de su gestión anual.

Así como se perdió la semana pasada su propia juramentación para un nuevo mandato de seis años, Chávez tampoco asistirá a la sesión convocada para las 2030 GMT por la Asamblea, en la que se espera la asistencia del vicepresidente Nicolás Maduro como cabeza del gobierno.

Sin dar mayores detalles, Maduro anunció el martes durante una reunión en el palacio de gobierno con gobernadores de los estados de todo el país, incluyendo los opositores, que "nuestro comandante (Chávez) va remontando la cuesta, va avanzando y eso a nosotros nos llena de una gran felicidad".

El vicepresidente indicó que Chávez, quien permanece en la capital caribeña acompañado de algunos de sus familiares, aprovechó la visita de Maduro y otros de sus ministros y estrechos colaboradores para preguntar sobre la situación del país y el gobierno.

Poco después del acto, el ministro de Comunicaciones Ernesto Villegas publicó en su cuenta de Twitter una foto en la que se ve a Maduro saludando con un apretón de manos a Henrique Capriles, gobernador del vecino estado Miranda, y a Henry Falcón, del estado Lara, ambos de la oposición, en un poco frecuente encuentro entre dos lados políticos opuestos y en ocasiones abiertamente enfrentados. Maduro viajó el 11 de enero a La Habana para visitar a Chávez.

Dos días después el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello, y el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, se trasladaron también a Cuba.

Sin embargo, analistas y observadores se han preguntado por qué si Maduro habla con el presidente, Chávez, conocido por su locuacidad, no ha hecho aunque sea una breve declaración telefónica desde La Habana, como ha ocurrido en el pasado en otras operaciones médicas.

Chávez está en la isla desde el 10 de diciembre donde fue operado por un cáncer que lo aqueja desde 2011. Desde que salió de Venezuela en diciembre Chávez no ha sido ni visto ni oído públicamente.

En tratamientos pasados, Chávez había hecho declaraciones telefónicas desde La Habana que fueron transmitidas por la televisora oficial o se publicaron fotos del jefe de Estado con algún familiar o con dirigentes cubanos.

El vicepresidente del Congreso, el diputado Darío Vivas, anunció que el acto en la Asamblea Nacional será encabezado por el vicepresidente y canciller.

"Como el presidente de la república está de permiso por la Asamblea Nacional y ya hay toda esta situación que todos conocemos de la recuperación del comandante Hugo Chávez... ese planteamiento lo va a hacer en todo caso el vicepresidente Nicolás Maduro", dijo Vivas sin dar detalles sobre cómo se cumpliría la ceremonia, si Maduro hablaría ante los parlamentarios o si sólo presentaría un informe escrito.

El artículo 237 de la constitución contempla que en los primeros 10 días siguientes a la instalación de la Asamblea Nacional "el presidente o presidenta de la República personalmente presentará, cada año, a la Asamblea un mensaje en que dará cuenta de los aspectos políticos, económicos, sociales y administrativos de su gestión durante el año inmediatamente anterior".

La Asamblea instaló sus sesiones anuales y eligió su directiva el 5 de enero. Chávez, de 58 años, es tratado en La Habana desde diciembre, cuando fue operado por cuarta de vez del cáncer que padece. El presidente, quien se sometió a la intervención el 11 de diciembre, no pudo asistir a su acto de juramentación el 10 de enero.

Dos días antes la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, aprobó postergar su asunción y darle un permiso de ausencia indefinido.

La oposición afirma que tanto la decisión de la Asamblea Nacional como un fallo del Tribunal Supremo de Justicia que el 9 de enero dictaminó que no hay una ausencia temporal de Chávez y que hay continuidad en el gobierno porque el jefe de Estado fue reelegido en los comicios de octubre de 2012, son graves violaciones al orden constitucional del país.

El diputado opositor, Edgar Zambrano, consideró la sesión del martes un "mero trámite" e indicó que la bancada opositora, que integran unos 60 diputados, se mantendrá a la expectativa sobre el "orden protocolar" del evento y el papel que asumirá Maduro en el acto. Zambrano dijo a la AP que el hecho de que el oficialismo haya aceptado postergar la juramentación de Chávez pero no la presentación del informe anual del gobierno responde a una estrategia del oficialismo que la oposición evaluará sobre la marcha.

"Hay que entender cuál es el juego dentro de la arquitectura estratégica que plantea el partido de gobierno y el propio gobierno", agregó.

A pesar de que el Tribunal Supremo de Justicia en su decisión de la semana pasada determinó que Maduro y el resto del gabinete podían seguir en sus cargos, la oposición sostiene que el equipo de gobierno de Chávez cesó en sus funciones el 10 de enero, cuando terminó el tercer mandato, y que el vicepresidente y demás altos funcionarios están "usurpando" funciones.

La oposición ha planteado que ante la ausencia de Chávez el gobierno debe ser asumido por el presidente del Congreso, como reza la constitución, mientras el mandatario se reestablece de sus problemas de salud.

"Cuando las cosas empiezan mal, siguen mal y terminarán mal", afirmó el abogado constitucionalista y alcalde opositor del municipio capitalino de Baruta, Gerado Blyde, al cuestionar el acto que programó el oficialismo para este martes en la Asamblea Nacional.

Blyde dijo a The Associated Press en una entrevista en la alcaldía que la asistencia de Maduro al Congreso es una "contradicción" con la sentencia de la semana pasada del Tribunal Supremo sobre la postergación de la juramentación de Chávez.

"Si el oficialismo fuese coherente aplicaría exactamente lo mismo que aplicó ante el acto personalísimo de la juramentación, es decir el presidente, por motivos de enfermedad y una ausencia indefinida dada por la Asamblea Nacional, no se puede presentar ante la Asamblea Nacional el día de hoy a rendir la memoria y cuenta que también es un acto personal", indicó el alcalde.

Blyde planteó que sí la Asamblea Nacional "fuese coherente diferiría hasta que el presidente regrese... y presente su informe anual".

Por su parte, la historiadora y escritora Inés Quintero afirmó que el acto que se realizará el martes está "fuera del marco legal... es ilegítimo". "Lo más importante no es que sea la primera vez (que el presidente no hace su rendición de cuentas)... sino que se está haciendo fuera del marco legal ", dijo Quintero a la AP en entrevista telefónica.

El año pasado, Chávez habló unas nueve horas ante el Congreso y días después sus ministros presentaron el balance de sus gestiones.