Intenso. La práctica de ayer de la Azul mayor incluyó 80 minutos de fútbol interescuadras con énfasis en la salida ordenada y profundidad.

Los contratiempos en el trabajo del técnico Alberto Castillo con la selección mayor de fútbol de El Salvador de cara al partido amistoso contra Venezuela van camino a convertirse en naturales.

A principio de semana fue el apuro de la cancha con grama natural para las prácticas, entre semana la confirmación de que los jugadores de Alianza y Firpo no viajarán, y ayer el grupo logró entrenar en la cancha número 3 de la FESFUT luego de la insistencia del peruano para convencer a los trabajadores de suspender labores de mantenimiento en el engramillado.

En un primer momento hubo un no rotundo y el grupo con el auxiliar técnico, Rafael Tobar, al frente optó por trasladarse a la cancha sintética, pero la solicitud de “la Chochera” para desarrollar el entrenamiento tuvo eco.

Entre el vaivén de ir, esperar, conversar y regresar, la práctica inició media hora después. “Contra Venezuela vamos a jugar en grama natural y tenemos programado 80 minutos de fútbol. Hubo una pequeña descoordinación, la superamos y no creo que vuelva a pasar”, explicó Castillo.

Tras la práctica ,que incluyó 80 minutos de juego interescuadras, los seleccionados tuvieron la tarde libre y volverán a la concentración hoy a las 5 de la tarde con el último entrenamiento.

Previo al viaje de la Azul mayor, programado para mañana, Alberto Castillo también definirá este día la nómina del grupo que viajará para el partido amistoso contra la selección de Venezuela que por cierto será el tercero en territorio suramericano en la era Castillo.

“Esperaremos el partido de FAS y Juventud para definir la nómina que viaja porque del Alianza y Firpo va a ser imposible tomar jugadores de ahí. Es un nuevo inconveniente que no se previno, pero bueno, esperemos que el que vaya haga las cosas bien”, expresó el DT.

Del plantel pampero y albo estaban en la mira al menos cuatro jugadores, incluidos el portero Dagoberto Portillo y el volante de marca Dennis Alas.

“Entre los dos equipos hay ocho jugadores y seguro que cuatro pudieron sumarse, pero ya es historia y no hay que pensar en eso”, agregó el estratega inca.

El duelo se disputará el próximo miércoles en el estadio Metropolitano de Mérida con aforo para más de 42,000 personas donde la vinotinto jugó por última vez el 29 de mayo de 2010 en un juego amistoso ante Canadá que terminó 1-1.

Positivo

A horas para el alzar vuelo y pese a los contratiempos el técnico suramericano ve un panorama positivo en el plano estrictamente deportivo.

“Fue una muy buena semana de trabajo, los muchachos vinieron con mucha disposición, todos los trabajos que se les encomendó los hicieron de muy buena forma y vamos a trabajar para seguir corrigiendo y moldeando el equipo”, evaluó Castillo.

Bajo la dirección de “la Chochera” y en las nuevas incursiones a Suramérica, la Azul todavía no saborea un triunfo. Ante Paraguay perdió por 3-0 y después Ecuador lo goleó por 5-0.