Festejo. El viernes el equipo de sable femenino y florete masculino ganaron medallas de oro. Ayer, el equipo masculino de sable aportó otra medalla dorada.

Benjamín López Javier Aparicio

Enviados

Costa Rica

A punta de sable y sin bajar la guardia, el esgrima salvadoreño agregó una página dorada en los Juegos Centroamericanos San José 2013 al consagrarse campeón de la disciplina con una cosecha de cuatro oros, seis platas e igual número de bronces en un forcejeo intenso contra Costa Rica y Panamá.

La proclama cuscatleca estaba amarrada al desempeño del equipo de sable masculino que cumplió con el encargo al imponerse en la final contra Guatemala en un desenlace de infarto que se definió con 45 toques para El Salvador contra 44 chapines.

En la pistas de la Antigua Aduana en San José, la euforia corrió por cuenta de Joaquín Tobar, Gustavo Arias, Carlos Gómez y Marcos Morán que no bajaron la guardia y dieron la estocada final a un anhelo.

En espada femenino por equipo las salvadoreñas Lilian Umaña, Sara Pacheco, Patricia Soto y Ana Ruth De León vieron truncado su sueño de regresar con el metal dorada en el cuello al perder la final ante las costarricenses Dirley Yepes, Andrea Campos, Milvia Cornacchia y Carolina con pizarra de 45 a 39. La conquista costarricense se forjó con el temple de Dirley Yepes, que cerró la manga con diferencia de cinco golpes.

El oro de sable masculino se sumó al del viernes por partida doble en florete masculino con Felipe Bonilla, Rodrigo Casamalhuapa, Daniel Funes y Carlos Ceceña. También aportó a la conquista el sable femenino con Fátima Tobar, Alba Marroquí, Madeleine Hernández y Eva García.