La Fiscalía General de la República (FGR) acusó ayer formalmente en el Juzgado Segundo de Paz de Santa Rosa de Lima (La Unión) a Óscar Medrano Hernández de los delitos de privación de libertad y trata de personas en perjuicio de los cuatro niños rescatados el viernes y sábado anterior.

Según información otorgada por la FGR, Medrano fue arrestado luego de que una mujer lo denunció, ya que también habría sido víctima del acusado del delito de trata, por lo que decidió abandonarlo.

Medrano Hernández, según la FGR, le exigió dinero a la mujer a cambio de entregarle a su hijo. Aunque le dio la cantidad demandada, el acusado no quiso devolver al menor. Cuando las autoridades intervinieron por la denuncia encontraron a los cuatro niños que fueron rescatados y se encuentran recibiendo asistencia en el hospital de San Miguel.

Amenazas de investigador

Mientras se indagaba sobre el estado de salud de los menores, un hombre vestido con camiseta blanca y pantalón azul que se identificó como agente de la Unidad de Investigación de la Policía quiso impedir ayer que se tomaran fotografías de un pasillo del Hospital San Juan de Dios de San Miguel.

El agente, que no brindó su nombre pero que es conocido en el interior de la institución, pidió a la periodista de LA PRENSA GRÁFICA que enseñara su DUI para constatar la información con el carné de presentación.

Tras hacer una llamada exigió que se borraran las imágenes captadas y amenazó con detención y 24 horas de cárcel si seguía haciendo su labor.

Reynaldo Molina, jefe de la Unidad Especializada del Tráfico y Trata de Personas de la PNC, dijo que el agente era el encargado de resguardar la habitación donde son atendidos los niños. Aseguró que no hay instrucciones de impedir el trabajo periodístico en el lugar.